Piden “auditar a fondo” al gobierno de Víctor Estrada 

Sugiere Marco Ramírez que se contrate a un buen despacho externo de prestigio

Ante la opacidad, los casos de corrupción, abusos de la policía y la “bancarrota” en la que el actual gobierno dejará al municipio, lo más conveniente es que se realice una “auditoría a fondo” a la administración que encabeza Víctor Estrada Garibay, sostuvo el enlace distrital de Morena en Cuautitlán Izcalli, Marco Antonio Ramírez, quien además, sugirió que sea un bufete especializado externo, el encargado de realizar las investigaciones “para que nadie le meta mano” y se llegue hasta las últimas consecuencias en caso de que se detecte alguna irregularidad o malos manejos en la aplicación de los recursos públicos.

En entrevista, Marco Ramírez dijo que el partido está trabajando de la mano con las autoridades electas, en el sentido de brindarles “acompañamiento y capacitación” para que se preparen y den los mejores resultados en el gobierno.

Ante esto, dijo que las autoridades no pueden arrancar sin saber a ciencia cierta cómo está la situación del municipio; porque de una cosa sí están seguros, les van a entregar un gobierno sin dinero y endeudado, pero lo mínimo que se debe exigir, es saber por qué están las cosas como están. Se debe investigar y esclarecer a dónde se fueron los millones de pesos de presupuesto ejercidos.

“No podemos arrancar nosotros sin eso; primero, para arrancar bien, necesitamos cuentas claras. No hay problema si me dices que no hay dinero, que sabemos que lo van a decir; no hay dinero y se deben cinco pesos, ok; creo que lo mínimo que deben de pedir las personas que entran es: sí, no hay dinero, pero había esta cantidad, hacia dónde se fueron y en dónde se ejercieron, y verificar que se hayan ejercido bien; que se hayan respetado los etiquetados y después, ver lo que se debe. No podemos agarrar una deuda así, aclaremos; y por supuesto, que irnos hasta sus últimas consecuencias, porque es muy dicho y muy poco aplicado”.

Para el líder de Morena en Cuautitlán Izcalli, la auditoría externa debe comenzar el primer día de ejercicio, es decir, el uno de enero, y no deben confiarse de las auditorías que manda el Gobierno estatal. Se parte, dijo, de un principio de que ellos, (los que salen) son buenos para maquillar, y lo que van a entregar, lo van a “cuadrar” muy bien, pero es ahí donde la auditoría externa deberá arrojar los dictámenes de si verdaderamente está bien.

A Marco Ramírez, le preocupa mucho el tema de las obras públicas, donde, aseguró, es donde más se han registrado problemas de corrupción, al igual que en el área de “Compras”, donde los sobreprecios provocan los desbalances financieros.

“Yo lo que a título personal sugeriría es una auditoría externa, contratar a un buen bufete para que haga la investigación, de renombre internacional y para adelante; hay varias en el país que estarían dispuestas a hacer el trabajo e irnos a fondo. Creo que si no se esconde nada, si no se tienen problemas de corrupción, si se tiene la certeza de que se hizo el trabajo que se debía, no tendría por qué causar alguna molestia; ahora, si causa molestia, el hecho de que el gobierno entrante va a hacer una auditoría, pues con mayor razón se debe de hacer, porque quiere decir que algo se oculta y no podemos ingresar, no sólo en Izcalli sino en todos los municipios, no sólo con la idea de recibir un municipio destruido y con números rojos, sin siquiera saber qué es lo que pasó, porqué está en números rojos; son expertos en maquillar, no es la primera vez”, refrendó.

El también exdiputado local de Morena, dijo que se tienen que revisar bien las obras que se hicieron y las que no se hicieron. “Se tienen que revisar, no nos podemos quedar con lo que nos presentan, por supuesto y por experiencia lo digo, lo que te presentan va a venir bien cuadrado; dos y dos van a ser cuatro, pero no te van a decir ese dos de dónde salió”.

Sobre los contratos de servicios dados a la iniciativa privada, Marco Ramírez dijo que no hay transparencia.

“Hay mucha opacidad, por eso digo que el camino es principalmente una auditoría, revisemos los contratos que se dieron a la iniciativa privada; que por cierto no podemos decir que ¡ah!, qué resultados dio, tampoco. La mayoría de los contratos son ocultos, opacos y en muchas ocasiones licitaciones dirigidas, entonces eso es lo que tenemos que empezar a revisar. Hay contrato para alumbrado, hay contrato para patrullas, hay contrato para camiones de basura, que por cierto por ahí traigo el dato que algunos están parados por falta de refacciones”.

A pregunta expresa de que si Ricardo Núñez está en la misma postura, Marco Antonio Ramírez contestó:  “Yo espero que sí; es parte fundamental y es lo mínimo para poder arrancar bien. No podemos arrancar con un pie amarrado… Volvamos a la auditoría, una auditoría general externa, al municipio, a todos los municipios, le va a quitar dolores de cabeza a los responsables. Si Ricardo Núñez no quiere tener problemas, si no quiere después tener más problemas, por temas que no son ni siquiera de su responsabilidad, tiene que hacer una auditoría externa; porque si no, todos esos problemas se van a venir arrastrando.

“Y los problemas no se solucionan por no atenderlos; es un error de muchas personas. Luego, luego, luego lo veo; un problema nunca se va a desaparecer y se puede convertir en una “bola de nieve”, y no nos vayamos muy lejos, ahí está el caso de Coacalco, en la época actual”, refirió.

Ante el nuevo reto que enfrenta Morena no sólo en Izcalli, sino en los municipios más importantes del Estado y del país entero, Marco Ramírez dijo que ahora lo que sigue es dar resultados en el ejercicio de gobierno. Se pasó de la etapa de la exigencia, a la etapa de cumplir con las expectativas ciudadanas que se han generado. Bajo esta lógica, dijo que el partido será vigilante de que esas expectativas se cumplan, y será el primero en respaldar lo bueno, pero también, ejercer la autocrítica de lo que no se haga como se debe. Dejó claro que, no se puede caer en los mismos vicios  y errores de otros partidos, porque, finalmente, eso va a repercutir en la imagen de Morena; hay que demostrar con hechos, porqué la gente escogió a Morena como una nueva opción, y hay que cumplirle.

Sobre la calificación que él como líder del partido le daba a la administración de Víctor Estrada Garibay, que está por terminar, esto fue lo que contestó:

– “Híjole, yo creo que un 3, en una escala del 0 al 10; hubo mucha opacidad, mucho abuso hacia la ciudadanía; hubo temas que de plano son indefendibles, como la inseguridad, tema como el de los predios; no puede ser posible que una persona por poner una escalera afuera de su casa para cambiar un foco, se lo llevaran detenido.

Fue una cantidad de corrupción sorprendente, personas que tenían un negocio, solicitaban que les trajeran mercancía, llegaban a entregárselas, y por no poner un cono, se los llevaban detenidos. Otro tema de corrupción, teníamos a compañeros que tocaban puertas, hacían trabajo partidista y se los llevaban detenidos. Un grave problema de corrupción, de opacidad.

No se cuidó ni se buscó atacar el problema de las vialidades, para que estuvieran mínimamente transitables, y ahora se puede convertir en un problema sumamente grave si no se atiende bien y a tiempo; el problema de inseguridad va creciendo, cada vez es más inseguro, estamos entre los 4 municipios con mayor robo de autos; veamos eso. No hay día en que no amanezcan tres o cuatro vehículos sin llantas. Realmente me costaría mucho trabajo decir algo que se hizo bien en esta administración”, culminó el dirigente de Morena.

P4-F1 web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *