Salen “vicios ocultos” en el Conjunto Galaxia, en Izcalli

Lluvias saturaron drenaje y derribaron barda; se inundaron

Vecinos del fraccionamiento Galaxia, en la avenida Hidalgo, siguen padeciendo el problema de la mala planeación que hizo la empresa inmobiliaria que les vendió sus casas y el pasado domingo, a través de las redes sociales, pidieron auxilio para rescatar sus pertenencias cuando la fuerza de la descarga pluvial que atraviesa la zona desbordó y destruyó la barda perimetral del conjunto habitacional provocando que varias de sus casas se inundaran.

Este fraccionamiento, como la mayoría de los conjuntos residenciales de la avenida Hidalgo, está construido en un terreno que conforma una “V”, con una cuneta al centro de los mismos, por lo que existen restricciones para construir en ese punto.

No obstante, la fraccionadora que vendió, hizo trabajos de nivelación en el terreno para poder construir un determinado número de viviendas y sacar mayor provecho al terreno que presenta accidentes topográficos difíciles de resolver, cuando de construcciones habitacionales se trata, dejando varias de las casas por abajo del nivel natural del terreno.

Por ello, el pasado domingo, con las intensas lluvias que se registraron, las descargas pluviales se fueron acumulando en un terreno aledaño debido a la barda perimetral que construyó la inmobiliaria para delimitar el fraccionamiento, sin prever que dicha construcción no era lo suficientemente fuerte para soportar una carga de agua como la que se presentó el pasado domingo.

Medios de comunicación tuvieron acceso al lugar y se verificó que, efectivamente, la empresa constructora introdujo un tubo de drenaje demasiado reducido que no soporta el volumen de agua que generalmente se incrementa en época de lluvias, además de no contar con un trabajo de limpieza y mantenimiento permanente, por lo que la rejilla que busca obstruir la entrada de maleza y basura junto al tubo del drenaje se tapó, provocando que el agua empezara a acumularse en el punto, hasta que la barda perimetral se venció.

Cabe destacar que al momento del siniestro y ante la llamada de auxilio de los vecinos, las autoridades municipales respondieron de inmediato, ayudando a las familias a sacar el mayor número de pertenencias posibles, con el apoyo también de la policía municipal, estatal y el Ejército nacional.

Por la mañana del lunes, personal de Operagua y Servicios Públicos municipales procedieron a limpiar las casas y a retirar toda la basura que se había acumulado en el tubo de drenaje, en el que incluso, ya había troncos de árboles que tuvieron que retirarse con el uso de maquinaria, pues por su tamaño, era imposible para los trabajadores hacerlo por sí solos.

No es la primera vez que se inundan 

Esta no es la primera vez que los residentes del fraccionamiento padecen la inundación de sus viviendas, una de las vecinas afectadas comentó a la prensa que en ocasiones anteriores, también han tenido daños severos y al parecer hay demandas en contra de la constructora porque hay al menos dos viviendas más  que  fueron  deso-cupadas tiempo atrás, pues quedaron inhabitables luego de haber sido inundadas.

En esta ocasión, los vecinos que perdieron sus pertenencias están previendo demandar, pues aseguran que sus pérdidas ascienden al menos a unos 200 mil pesos por casa, más los vehículos que se dañaron también cuando el agua los arrastró y terminaron adentro de una de las casas que ya habían sido afectadas por inundaciones.

Se construyó sobre una zona restringida 

En entrevista con especialistas del área y que han colaborado en administraciones municipales anteriores, señalaron que esta zona de la avenida Hidalgo tiene restricciones de construcción en la cuneta que se forma en cada terreno, pues es un canal de desagüe natural que viene de la parte alta de esta zona, sin embargo, las constructoras, en aras de ganar más dinero, construyen de manera indebida y luego hay consecuencias como esta que acabamos de presenciar.

Resulta, explica un ex funcionario municipal de Desarrollo Urbano, que estos terrenos fueron vendidos en su momento para crear granjas avícolas, pero con el tiempo se han venido enajenando y se han hecho construcciones habitacionales que no respetan los límites de restricción impuestos a cada terreno, muchos de los cuales, también se apoderan de 4 metros de frente, sobre la avenida Hidalgo, en los que no pueden construir y, sin embargo, los toman y reducen así el ancho de la avenida, la cual es, además, parte de la carretera Lechería Texcoco, que atraviesa gran parte del Estado de México. (N.P.I.)

P2-F2 web

P2-F5 web

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *