“Se les agota” el dinero en el gobierno de Izcalli

Están en peligro programas sociales; prevé un “cierre complicado”; “culpan” a contribuyentes morosos

El gobierno municipal de Cuautitlán Izcalli que encabeza Víctor Estrada Garibay, y que está a poco menos de 6 meses de entregar el poder, anunció que está “en riesgo” el cumplimiento de algunos programas sociales debido a que los contribuyentes no han hecho sus pagos de impuesto predial.

A través de un comunicado, informó que “en el primer semestre del año los ingresos por pago de impuesto predial presentan un rezago del 46.27%, es decir, prácticamente 74 mil 919 cuentas han incumplido con esta obligación fiscal, lo que compromete de manera severa diversos compromisos económicos del Ayuntamiento”.

Según detalla el documento, que acredita la información a Tesorería municipal, “diariamente en promedio son enviadas alrededor de 700 notificaciones a los morosos, sin embargo, la respuesta de la población para atender este pago sigue mostrando displicencia, en deterioro de las arcas municipales y poniendo en riesgo la atención a diversos programas sociales”.

“La administración municipal tiene el registro de 161 mil 920 cuentas por concepto de predial, de las cuales, 74 mil 919 hasta el momento no han efectuado el correspondiente pago, es decir, existe un rezago del 46.27%, situación que realmente es alarmante por la falta de recursos para atender los diversos servicios que otorga el Ayuntamiento”.

UNA MALA PROYECCIÓN PRESUPUESTAL

Si bien, a través de este comunicado, el gobierno municipal culpa de alguna manera a los contribuyentes “morosos” por la falta de dinero, lo cierto es que, según los reportes del presupuesto de ingresos y egresos, bien pudiéramos estar ante una mala planeación del presupuesto.

Y es que, para este 2018, se presupuestaron 2 mil 473 millones de pesos, cuando en el 2017, sólo se recaudaron 1 mil 983 millones, esto, a pesar de que en este mismo año, la proyección de ingreso fue de 2 mil 600 millones de pesos, lo que quiere decir que el año pasado, tampoco alcanzaron la meta de recaudación.

Y lo mismo pasó en el 2016, cuando el gobierno municipal proyectó recaudar 2 mil 47 millones de pesos, y realmente sólo alcanzó recaudar mil 941 millones de pesos, es decir, poco más de 100 millones menos.

Un factor que podría estar “desequilibrando las finanzas públicas del gobierno municipal, es la relación ingreso-gasto. En 2016, primer año de gestión del alcalde Víctor Estrada Garibay, la balanza no fue negativa, pues se recaudaron 1 mil 941 millones, y se gastaron 1 mil 912 millones. El problema, se percibe en el año 2017, donde recaudaron 1 mil 983 millones, y gastaron 2 mil 595 millones de pesos; es decir, la balanza tiene un saldo negativo de casi 600 millones de pesos.

Al gobierno municipal “le urge” recaudar dinero para cerrar bien el año y el ejercicio fiscal 2018; está sufriendo para cumplir con los compromisos que adquirió, como el pago de becas y otros programas sociales, y también, enfrentará el problema de las compensaciones que se pagan a final de año a los trabajadores.

Bajo este panorama, anunció programas de “condonación de multas y recargos” en el pago de predio y agua, con el fin de tener liquidez y cerrar bien el año.

“Para abatir estos rezagos, se mantendrán los programas de descuentos para morosos, en la condonación de intereses, además de que las distintas áreas receptoras de pago permanecerán con los horarios normales de trabajo, incluido en este período vacacional que comprende del 16 al 20 de julio”, anunció el gobierno a través del comunicado oficial.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *