Habrá “ajustes” en el Bando a lo largo del año; síndico Edgar reconoce el trabajo de los ediles

El segundo síndico de Morena en Cuautitlán Izcalli, Edgar Isaac Martínez Solís, reconoció el trabajo de los ediles de todas las fuerzas políticas representadas en el Ayuntamiento, quienes en esta ocasión, dejaron a un lado los colores para avanzar en la conformación de un Bando Municipal que esté acorde a las exigencias de la actualidad, y que realmente, vele por los derechos de los izcallenses para mejorar su calidad de vida.

Entrevistado al término de la promulgación del Bando Municipal 2020, el síndico anunció que el documento, tendrá algunos ajustes a lo largo del año, ya que se establecerán los protocolos de actuación, tanto para policías como para los jueces calificadores.

En general, agregó el síndico de Morena, el Bando contempló adiciones para estar acordes a la globalidad, sobre todo, en el tema de la cultura en el cuidado del medio ambiente, esto, en razón de lo que se viene empujando en la CDMX.

Edgar Martínez resaltó la propuesta de castigar el acoso callejero, tema que, admitió, trajo una larga discusión y debate, sobre todo, por el tema de los piropos, los cuales, se definen como un halago para una persona que conoces, sin embargo, cuando se lo haces a una persona que no conoces, se convierte en una agresión. 

“Queremos que en Izcalli se trabaje en una cultura de respeto a los demás, pero sobre todo, al respeto de las mujeres, niños y adolescentes; muchas veces las molestan, desde la primaria o secundaria”, sostuvo el síndico quien además, informó que esta falta administrativa se castigará hasta con 50 UMAS.

Otro tema a destacar por el síndico, es el referente a las penas o sanciones, las cuales, respetando los derechos humanos, se proyectó recurrir al trabajo comunitario, sobre todo, porque muchas veces el infractor paga la multa o bien, cumple sus horas de arresto y asunto arreglado. Lo que se busca, dijo, es trabajar en el cambio de conciencia del infractor, para ir cambiando la cultura y el grado de responsabilidad, de lo que implica vivir en comunidad.   

Por último, Edgar Martínez comentó que se trabajó muy similar al Código Penal, en el tema de la reincidencia y la habitualidad, una especie de analogía, con el fin de que los jóvenes, tengan un tratamiento y sanción justa, tomando en cuenta su edad y la gravedad de las faltas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *