Caen índices delictivos de Izcalli en primer año

Disminuyeron en su “porcentaje anual” 5 de 6 indicadores

Un total de 5 de los 6 indicadores de delitos más frecuentes y de alto impacto que se cometen en Izcalli, registraron un decremento en el primer año de gobierno de la administración de Víctor Estrada Garibay, es decir, en el 2016.

Tomando como base el índice que dejó el gobierno karimista, y tomando en consideración el porcentaje anual de todos los casos registrados en el trienio, comparado con el primer año de gestión de Víctor Estrada Garibay, el resultado es el siguiente:

En robo de autos, el índice bajó 15.6 por ciento; en robos a casa habitación, bajó 53 por ciento; en secuestros, disminuyó sólo 9 por ciento; en homicidios, decreció el índice 28 por ciento; en violaciones subió 5 por ciento; y en robo a negocios, la cifra cayó hasta el 67 por ciento.

Hoy en día, se “respira un ambiente” diferente en las calles de Izcalli; esto, si tomamos en cuenta el mismo periodo de la era karimista.

“Transita” Izcalli hacia un clima de paz social

En el trienio pasado, justo a estas fechas, al principio del segundo año de gobierno, de la administración de Karim Carvallo Delfín, Cuautitlán Izcalli vivía una etapa difícil y crítica en materia de seguridad pública; entre la población, se gestó un miedo generalizado que provocó que la gente extremara precauciones y cambiara sus hábitos de convivencia.

Y es que, en ese tiempo, los homicidios dolosos crecieron exponencialmente y lo peor, es que las balaceras y las ejecuciones se daban a plena luz del día y a todas horas. Los serios problemas de inseguridad, como nunca, tuvieron eco en los medios locales, estatales y nacionales; Cuautitlán Izcalli fue, por varias semanas, “noticia nacional”, incluso, en noticieros de televisión con cobertura nacional, donde se ubicaba al municipio como uno de los más inseguros no sólo del Estado de México, sino de todo el país.

Varios fueron los casos de secuestros, homicidios, robos de todo tipo, que detonaron innumerables protestas públicas y mediáticas en contra de las autoridades que, en aquel momento, mostraban una postura arrogante y aseguraban que los índices delictivos iban a la baja; en la realidad, éstos no cedían y seguían a la alza; la crispación social se vivía al tope y las manifestaciones en las calles no dejaban de realizarse.

Aunado a lo anterior, estaban los deficientes servicios públicos en la ciudad, que provocaron que la gente se irritara más, y que esta irritación, también se manifestara en las calles y de manera mediática.

EL RETO PARA EL NUEVO

GOBIERNO

Cuautitlán Izcalli vivió un trienio complicado y su población le dio un voto de castigo a su alcalde, Karim Carvallo, quien perdió las elecciones que buscó para ser diputado local. Pero más allá del resultado electoral, el verdadero reto sería para el gobierno entrante, quien recibió una administración “desvalijada”, con altos índices delictivos, y con una población irritada y desanimada.

En este primer año de gobierno de Víctor Estrada Garibay, la “presión y la irritación social” ha bajado considerablemente; la nueva administración trabajó sobre varios frentes y si bien aún está lejos de terminar con los problemas que padece el municipio, en varios rubros está superando a sus antecesores y va abatiendo algunos rezagos.

En el tema de la seguridad pública, el nuevo gobierno recibió funcionando sólo 50 patrullas de las 250 que conformaban el parque vehicular; además, se tenían que certificar a todos los elementos policiacos, por lo que en el primer semestre del 2015, se trabajó en las calles sólo con el 50 por ciento del personal.

A la fecha, se cuenta con 188 patrullas y se ha destinado una patrulla a cada colonia de las 125 que hay; entraron 2 Bases de Operaciones Mixtas más (ya suman 4), conformadas por marinos, militares y policías de los 3 órdenes de gobierno, para patrullar calles de Izcalli.

El resultado de las estrategias, comienza a reflejarse en los índices delictivos del municipio, en algunos casos, con disminuciones considerables.

Tomando como base el índice que dejó el gobierno karimista, y tomando en consideración el porcentaje anual de todos los casos registrados en el trienio, comparado con el primer año de gestión de Víctor Estrada Garibay, el resultado es el siguiente:

En robo de autos, el índice bajó 15.6 por ciento; en robos a casa habitación, bajó 53 por ciento; en secuestros, disminuyó sólo 9 por ciento; en homicidios, decreció el índice 28 por ciento; en violaciones subió 5 por ciento; y en robo a negocios, la cifra cayó 67 por ciento.

Hoy en día, se “respira un ambiente” diferente en las calles de Izcalli; si bien, siguen cometiéndose delitos como el robo en sus diferentes modalidades, los casos van bajando. En el tema de los homicidios, éstos no han sido por balaceras públicas; algunos de ellos, han sido cometidos fuera del municipio y “tirados” en Izcalli.

 

P4-f10 web

P4-f9 web

P4-f8 web

P4-f7 web

P4-f5 web

P4-f3 web

P4-f4 web

P4-f2 web

 

P4-f1 web

Graficas 1

Graficas 5

Graficas 4

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *