Luto, dolor e indignación; Paco Rojas sufrió atentado frente a su casa; lo balearon

Miles de personas le dieron el último adiós; acudió el gobernador del Mazo

El precandidato del PRI al gobierno municipal de Cuautitlán Izcalli, Francisco Rojas San Román, falleció la madrugada del pasado 6 de febrero, luego de que se complicara su estado de salud tras una intervención quirúrgica para sacarle una bala que le atravesó la médula espinal. El también diputado federal con licencia, sufrió un atentado frente a su casa en San Lorenzo Río Tenco, cuando dos sujetos, lo atacaron cuando llegaba a bordo de su camioneta y dispararon contra él y su cuñada, quien lo acompañaba en ese momento.

El atentado se registró el sábado pasado después de las 10:30 de la noche, cuando un par de sujetos, según se evidenció en unos videos exhibidos en algunos medios de comunicación, ya esperaban al precandidato del PRI en las inmediaciones de su domicilio desde unas horas antes. Al llegar en su camioneta, se acercó al portón automático que había accionado y en ese momento, un sujeto salió de su escondite para acercarse a Paco Rojas y dispararle a “quemarropa”, sin embargo, el diputado se percató que una persona se le aproximaba con un arma y “aceleró” su camioneta para escapar.

En ese momento, el atacante accionó su arma contra el vehículo y logró dar en el blanco; la camioneta de Paco Rojas siguió su curso y como le dieron el balazo en la columna vertebral, las piernas no le respondieron por lo que no tuvo otra alternativa más que detener la marcha de su vehículo chocando contra un auto y estrellándose en una casa.

El atacante, tras accionar el arma, emprendió la huida a bordo de una motocicleta, misma que lo esperaba junto con un cómplice; ambos, se fueron con rumbo a la autopista México-Querétaro sin que nadie les detuviera su paso. A Paco Rojas y a su cuñada, María Eugenia Cano Romero, los trasladaron al Hospital San Rafael, donde fueron intervenidos quirúrgicamente para extraerles las balas.

Desde el día de su ingreso al hospital, a María Eugenia la reportaban muy grave, mientras que al precandidato del PRI, Paco Rojas, también se le reportaba grave, pero estable. El día domingo, ambos ya habían sido operados y mantenían su estatus de “delicada” y “estable”; el lunes en la tarde, María Eugenia ya no soportó y perdió la vida.

El lunes, según los reportes, Paco Rojas iba evolucionando favorablemente a la operación donde le sacaron la bala alojada en una vértebra; incluso, familiares y amigos comentaron que estaba de buen ánimo y que ya estaba pensando en como seguir su vida, muy probablemente, en una silla de ruedas. Sin embargo, por la tarde noche, su estado de salud empeoró y empezaba a tener problemas para respirar, y es que, producto del cáncer que padeció hace más de 20 años, sus pulmones estaban frágiles, razón por la cual, se decidió trasladarlo al Hospital Ángeles Metropolitano de Interlomas, sin embargo, en el trayecto, Paco Rojas sufrió un paro cardiorespiratorio y falleció en la madrugada del martes.

LUTO Y ÚLTIMO ADIÓS

La noticia del atentado y muerte de Paco Rojas y su cuñada, conmovió y enlutó no sólo a una familia, sino a todo un pueblo; no se trataba de un personaje menor, se trataba, de un precandidato que ya había sido diputado en tres ocasiones. Por eso, varios actores mostraron su solidaridad y expresaron sus condolencias; en la Cámara de Diputados federal, se guardó un minuto de silencio en memoria del legislador con licencia; a su funeral, acudió el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, así como Ernesto Nemer, César Camacho Quiroz, Carlos Iriarte, Alejandra del Moral, entre muchos otros personajes.

El funeral de Paco Rojas, estuvo muy concurrido por familiares y amigos que logró hacer en su vida; hubo mucha consternación y llanto por su partida, sobre todo, por la forma tan vil y cobarde en la que le arrebataron la vida.

Tras el velorio, se hizo una misa de cuerpo presente en la iglesia del pueblo de San Lorenzo Río Tenco, lugar que lo vio nacer y crecer; tras la liturgia, en donde se levantó una oración por la paz, se hizo un recorrido al panteón y ahí, se le dio la última despedida o el último adiós, ya que posteriormente, fue llevado a una funeraria para su cremación, en un acto privado.

P7-F2 web

P7-F3 web

P7-F4 web

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *