Teatro San Benito Abad, una genuina joya arquitectónica

Se preparan para el festejo de sus 20 años; lo quieren convertir en sede de la universidad de las artes; inició ciclo de obras de ópera

El Teatro San Benito Abad, que se encuentra ubicado en el Centro Escolar del Lago, en Cuautitlán Izcalli, está por cumplir 20 años de vida; se trata, de una auténtica y genuina “joya arquitectónica” que trascenderá en el tiempo, como un referente de nuestra época.

Es una obra monumental que tardó 3 años y 5 meses en ser construida en su totalidad, con las más modernas técnicas y cumpliendo los estándares internacionales para tener un teatro único y funcional, que albergara cualquier tipo de espectáculo.

Su creador, el arquitecto Gabriel Chávez de la Mora, recuerda muy bien la instrucción y petición que le hiciera, en aquellos tiempos de 1996, el Abad Plácido Reitmeier Erkens, de quien nació la idea: “queremos un auditorio magno, en el que se pueda hacer de todo, sí, de todo; desde una misa, hasta un concierto de orquesta completo; y ceremonias con dos o tres grupos completos en el escenario”.



Y así fue. El proyecto del auditorio magno, ahora convertido en teatro, formó parte del “Proyecto Educativo 2000” del Centro Escolar del Lago, y se decidió que fuera el edificio insignia, colocado al centro del complejo de edificios de la escuela.

Alfonso Violante Macías, vicerrector del CEL, recuerda que gracias a la visión del Abad Plácido Reitmeier Erkens, se proyectó construir un complejo educativo integral que incluyera kínder, primaria, secundaria, preparatoria y hasta universidad, quedando pendiente, hasta nuestros días, ésta última etapa de formación académica. En ese contexto se edificó lo que es, una auténtica obra maestra de la arquitectura, en donde participaron los más reconocidos asesores, nacionales e internacionales, de todas las ramas, para cuidar hasta el más mínimo detalle.

Se conformó un gran equipo de trabajo, integrado en un Consejo, donde estaban el P. Plácido Reitmeier, P. Everardo Stueber, P. Gabriel Chávez de la Mora, P. Norberto Núñez, los arquitectos Ángel Negrete González, Ángel Negrete Villa y Aurora Negrete Villa; además del ingeniero Óscar de la Torre Rangel, recuerda el profesor Alfonso Violante, quien también integraba este grupo de seguimiento y desarrollo del proyecto.

La primera piedra del ahora teatro, fue colocada un 21 de marzo de 1997, tal y como quedó consignado en la Gaceta oficial del CEL, editada por el profesor Alfonso Violante, “Abadía del Tepeyac, Monasterio Benedictino”, la cual, cada trimestre, iba registrando los avances de la magna obra. Y si bien, la construcción total duró 3 años y cinco meses exactamente, no fue hasta el 30 de septiembre del año 2000, cuando se hizo la bendición e inauguración oficial del denominado “Teatro San Benito Abad”.

Arquitectónicamente se trata de un espacio amplio y muy completo, que respeta las formas simples; un estilo modernista. Su construcción contempla 10 mil metros cuadrados y está diseñado sobre una colina, lo que permitió diseñar diversos accesos y espacios multifuncionales, de tal suerte que en este edificio, se pueden realizar hasta 10 eventos simultáneos, incluido el escenario principal del teatro.

En total, tiene 48 amplias áreas que hacen de este teatro, uno de los mejores en el país; en total, tiene mil 500 butacas y un escenario más grande que el del Palacio de Bellas Artes, y sólo dos metros por debajo del que tiene el Auditorio Nacional. Tiene servicios teatrales únicos, un foso de orquesta importado y especial, trampillas en el escenario, taller de escenografía, amplios camerinos, sala de ensayo, duela especial, entre muchos otros.



Además, el Teatro San Benito tiene algunos elementos artísticos y técnicos que resaltan su belleza arquitectónica, como los vitrales, un domo piramidal, piezas estéticas y decorativas; su acústica e isóptica, fue cuidada para que en cada butaca, el espectador tuviera la mejor experiencia teatral.

Miles de toneladas de cemento y varilla, fueron utilizadas para la construcción de este edificio que trascenderá en el tiempo, el cual, se hizo con una visión que sintetiza el profesor Alfonso Violante, en lo que dice, es la filosofía benedictina: “hacer las cosas, una sola vez”. Lo cual se traduce en, hacer las cosas bien.  Hoy, a sus casi 20 años de vida, el teatro luce intacto y casi como nuevo; impecable.

VIENE LO MEJOR PARA EL TEATRO.

El Teatro San Benito ha crecido y se ha consolidado como uno de los mejores centros de espectáculos de la zona; sobre su escenario, han actuado grandes artistas y cantantes, de talla nacional e internacional.

Motel, Panda, La Quinta Estación, Jesse & Joy, Paty Cantú, Reik, Mijares, Enrique Guzmán, Eugenia León, Pablo Montero, Angélica María, Alberto Vázquez, Chambao, Odin Dupeyron, Franco Escamilla, Mario Iván Martínez, Fernando de la Mora, en fin, muchos actores, actrices, comediantes y cantantes, han pisado ya este escenario. Además, el Teatro San Benito ha sido subsede de la “Royal Opera House” (Londres)  en tres temporadas, y también, del Festival Cervantino; y ya fue candidato a las Lunas del Auditorio.

Lorenzo Caballero Planter, director general del Teatro San Benito, está convencido de que estos primeros 20 años de vida, son el principio de una gran historia, y que lo mejor, está por venir.

Recordó que hace 5 años, proyectaron varias actividades y programas para apuntalar el trabajo del teatro y llevarlo al siguiente nivel, no sólo como un centro de espectáculos, sino como una institución generadora de talentos y creación de productos artísticos.

El proyecto 2020, comentó Lorenzo Caballero, va encaminado a fortalecer la academia y elevarla a nivel de Universidad de las Bellas Artes, en donde el Teatro San Benito, sea la sede de esta cuna de talentos; en un nivel más profesional, con proyección y contacto con artistas en activo.

Bajo esta lógica, comentó que se ha llegado a un acuerdo con la empresa “Escenia Ensamble”, que dirige un ex alumno del CEL y uno de los directores de ópera más reconocidos en México, Ragnar Conde, quien por cierto, fue el primer director general del Teatro San Benito, para llevar a cabo una saga de 25 obras de ópera, que se estarán presentando una o dos por mes, para llegar al mes de septiembre de 2020, a la presentación de una obra de este género, producida y actuada por la academia del teatro y sus alumnos.

Esta saga de obras de ópera, ya comenzó hace algunas semanas con “Tras Candilejas” y se irán programando para acercar este género a la comunidad, además de ser el preámbulo y formar parte de los preparativos de los festejos del 20 Aniversario del Teatro San Benito Abad.

El Proyecto Educativo 2020 va avanzando como lo plantearon y se ha ido consolidando, a tal grado, “que ya estamos trabajando en la creación de la Universidad de las Artes”, adelantó Lorenzo Caballero.

 



Su creador, fray Gabriel Chávez de la Mora, participó también en la construcción de la Basílica de Guadalupe.

 

Está a unos días de cumplir 90 años de vida y sigue trabajando en proyectos arquitectónicos. Él es fray Gabriel Chávez de la Mora, el creador del proyecto del Teatro San Benito Abad; toda una institución en la materia, que no sólo ha participado en proyectos como el de la Basílica de Guadalupe, sino que también, tiene trabajos en el mismo Vaticano, donde creó la Capilla Guadalupana.

Fray Gabriel mantiene su sencillez intacta y concede hablar para Punto Medio, justo en la sede de otra de sus creaciones, la Abadía del Tepeyac, que está próxima a cumplir 50 años. Recuerda muy bien que hace más de 20 años, se le hizo la petición para la creación de lo que, en su momento, se concibió como un “auditorio magno”.

El Abad Plácido Reitmeier Erkens, de quien nació la idea, me dijo: “queremos un auditorio magno, en el que se pueda hacer de todo, sí, de todo; desde una misa, hasta un concierto de orquesta completo; y ceremonias con dos o tres grupos completos en el escenario”, recuerda el arquitecto con una sonrisa en el rostro.

Fray Gabriel Chávez recuerda que uno de los principales retos que enfrentó, fue el de diseñar un espacio muy diferente en estilo, ya que él estaba trabajando sobre arte sacro, para lo cual, conceptualizó un proyecto modernista contemporáneo, con un gusto por las formas simples y geométricas, de lo que ahora llaman minimalista.

Otro de los retos, fue el tema de la colocación de la gran estructura metálica y el manejo de los bloques de concreto armado, los cuales, requirieron de mucho trabajo y muchos cálculos; fue un gran reto que gracias al trabajo de todo un equipo, se logró para contar con un edificio de amplios espacios.

El padre, comentó que el teatro tuvo muchos retos por resolver, sobre todo, en cuanto a la acústica, porque es un espacio que no tiene alfombra y su piso, de lozeta, hace complicada la función de absorber el sonido. Esos retos, fueron resueltos luego de varios estudios y con la colaboración de varios especialistas.

La obra, se hizo sobre una colina y se requirió un trabajo muy arduo de excavación, para lograr los desniveles que hoy se pueden apreciar. Fray Gabriel Chávez de la Mora comentó que es un espacio único que alberga plazas complementarias, de tal suerte que se pueden realizar hasta 10 eventos simultáneos en el mismo edificio.

Anécdotas sobre la obra, hay muchas, comentó, sin embargo, la que le ha quedado grabada, es la escena cuando se colocó el logotipo del CEL en la parte superior del edificio y en la parte céntrica del teatro.



P4-F9 web

P4-F11 web

P4-F4 web

P4-F6 web

P5-F5 web

Desde la colocación de la “primera piedra” hasta la conclusión, pasaron 3 años y 5 meses; la inauguración oficial fue el 30 de septiembre de 2000.   

P5-F3 web

P5-F2 web

P5-F8 web

El proyecto se desarrolló gracias al trabajo y visión de un gran equipo, encabezado por el padre Plácido Reitmeier.

P5-F7 web

P5-F1 web

Fray Gabriel Chávez de la Mora, creador del Teatro San Benito Abad.

P4-F2 web

Alfonso Violante, vicerrector del CEL.

P4-F3 web

Lorenzo Caballero, director del Teatro San Benito Abad.

P4-F1 web

Ragnar Conde, director “Escenia Ensamble”, y primer dir. del TSBA.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *