Sigue la crisis en el Gobierno de Izcalli; recurre a más despidos

Busca reducir sus gastos, ante difícil panorama económico; anuncian bajas de mandos medios y superiores

El gobierno municipal de Cuautitlán Izcalli, que encabeza Víctor Estrada Garibay, anunció un nuevo recorte de personal que incluye a mandos medios y superiores, es decir, a directores de área de su gabinete.

A través de un comunicado, la vocería del gobierno municipal anunció que, “derivado del congelamiento de recursos federales, estatales y municipales -laudos laborales que han obligado al uso extraordinario de recursos municipales-, para procurar cumplir con obras públicas pactadas con dichos órdenes de gobierno, la administración local implementará un segundo recorte a personal que involucra a mandos medios y superiores de confianza”.

Este recorte, agrega el comunicado, “forma parte del plan de austeridad implementado en el segundo semestre del año, y que pretende garantizar hasta el último día de la administración el cumplimiento de los servicios públicos de recolección de basura, poda, reparación de luminarias y equipamiento en materia de seguridad pública, como son las patrullas y su mantenimiento”.

Hace algunas semanas, se informó que en un primer ajuste, se despidió a 150 personas, especialmente de confianza, y ahora, se informó, “el impacto recaerá en trabajadores de nivel dirección. En todos los casos se designarán encargados de despacho, en aras de garantizar el funcionamiento de las áreas sin afectar a la ciudadanía”.

El gobierno municipal, anunció que, esta decisión obedece a la drástica caída en la captación de ingresos municipales y el congelamiento de recursos por laudos laborales,  “que indebidamente afectaron cuentas de origen federal y estatal”.

La vocería informó que “este congelamiento indebido está ocasionando que el Ayuntamiento tenga que realizar un gran esfuerzo para cumplir con las obras pactadas con el gobierno federal y estatal, y no ser sujeto a observaciones por parte del OSFEM.

Con esta medida también se pretende garantizar las prestaciones del contrato colectivo de trabajo del personal sindicalizado que asciende a 150 millones de pesos anuales”.

En este marco y previo al anuncio del área de Comunicación Social, trascendió que el director de Desarrollo Metropolitano, Juan Carlos Sánchez, había dejado el cargo luego de los señalamientos de presunto acoso sexual en contra de una contratista que gestionaba una obra en Bosques del Lago; también, se hablaba de por lo menos otros directores a los que se presume se les había pedido la renuncia, sin embargo, de manera oficial no se han dado a conocer los nombres.

Personal del área de Comunicación Social consultados por este medio, dijo desconocer los nombres de los directores que fueron dados de baja, así como el número de plazas que se reducirán. Posiblemente, comentó Alfredo Grados -quien atiende a medios en el área-, será hasta el cierre de esta quincena cuando se de a conocer el número de plazas que se contemplarán en este segundo recorte, así como los nombres de los funcionarios de primer nivel que ya no continuarán laborando para el gobierno.

UNA MALA PROYECCIÓN PRESUPUESTAL, LA POSIBLE CAUSA DE LOS PROBLEMAS

No obstante el anuncio, como ya se analizó en notas anteriores, además de la morosidad y de los laudos, el gobierno podría estar padeciendo esta crisis financiera por una mala planeación presupuestal.

Y es que, para este 2018, se presupuestaron 2 mil 473 millones de pesos, cuando en el 2017, sólo se recaudaron 1 mil 983 millones, esto, a pesar de que en este mismo año, la proyección de ingreso fue de 2 mil 600 millones de pesos, lo que quiere decir que el año pasado, tampoco alcanzaron la meta de recaudación.

Y lo mismo pasó en el 2016, cuando el gobierno municipal proyectó recaudar 2 mil 47 millones de pesos, y realmente sólo alcanzó recaudar mil 941 millones de pesos, es decir, poco más de 100 millones menos.

Un factor que podría estar “desequilibrando las finanzas públicas del gobierno municipal, es la relación ingreso-gasto. En 2016, primer año de gestión del alcalde Víctor Estrada Garibay, la balanza no fue negativa, pues se recaudaron 1 mil 941 millones, y se gastaron 1 mil 912 millones. El problema, se percibe en el año 2017, donde recaudaron 1 mil 983 millones, y gastaron 2 mil 595 millones de pesos; es decir, la balanza tiene un saldo negativo de casi 600 millones de pesos.

De acuerdo a la carátula del Presupuesto 2018, en el apartado de Ingresos, en el 2017, se proyectó recaudar por Impuestos municipales, 887.9 millones de pesos, y realmente, sólo recaudó 442.2 millones, es decir, la mitad de lo proyectado. No obstante, para este 2018, en este mismo rubro y apartado de Impuestos, se proyectaron recaudar 622.3 millones de pesos.

P5-F5 web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *