Está “fracasando” plan de seguridad de Víctor Estrada

Está muy mal evaluado en sus parámetros de desempeño: tuvo ineficacia de -380 por ciento en el primer año; sólo bajó 1.12 por ciento índice global en 2016

El plan global de seguridad pública del gobierno de Cuautitlán Izcalli, que encabeza el alcalde Víctor Estrada Garibay, no alcanzó las metas que se proyectó para disminuir 25 por ciento la incidencia delictiva en el municipio; sólo logró bajar la criminalidad en 1.12 por ciento en el 2016 (su primer año) con relación al 2015, y además, registró una “ineficiencia” del 380 por ciento en cuanto a efectividad en sus indicadores de desempeño contra resultados.

Lo anterior, lo revela el “Informe de Evaluación Específica de De-sempeño 2016-2017”, realizado por el mismo gobierno municipal de Cuautitlán Izcalli, y al que Punto Medio tuvo acceso para su análisis. A pesar de que la Comisaría cumplió con gran parte de las estrategias, metas y programas para combatir a la delincuencia, entre ellas, capacitación y  equipamiento de policías, operativos preventivos y de reacción, además de una fuerte inversión en la dependencia, los resultados en cuanto a la disminución del índice de criminalidad fue “pírrico”, casi inexistentes.

Lo grave del asunto, revela el estudio, es que la tendencia para el 2017 fue igual o peor; los datos arrojados hasta el momento, y que dicho sea de paso, son los más recientes que se tienen, contemplaban en el primer y segundo trimestre de este año un aumento en la incidencia delictiva.

El “Informe de Evaluación Específica de Desempeño”, señala que, a pesar de que para el 2017 la proyección para bajar la criminalidad sería del 1.40 por ciento, para que representara 25 por ciento menos con relación al 2016, los datos arrojados en el segundo trimestre del 2017 presentó un alza en el registro de actos delictivos en un 26 por ciento sobre la proyección, por lo que se mantenía el nivel en un parámetro crítico; bajo este escenario, recomendó tomar “acciones urgentes” para corregir el funcionamiento de las unidades administrativas involucradas.

Si bien es cierto que algunos indicadores registraron una tendencia a la baja durante el primer año de gestión de Víctor Estrada, para el segundo año, tuvo “altibajos” sobre esos mismos resultados, donde los niveles de criminalidad siguen siendo elevados.

El estudio revela un “fracaso” de la estrategia global de seguridad y sugirió, en ese tiempo, cambiar e instrumentar nuevas medidas para lograr el fin. En el 2016, primer año de gestión del también medallista olímpico, se cometieron 10 mil 74 delitos en todo el año, contra 9 mil 657 que se registraron en 2015; 12 mil 119 en 2014; 14 mil 446 en 2013; 14 mil 573 en 2012 y 10 mil 933 en 2011.

Mientras esto dicen los números y los resultados, la batalla por la percepción de inseguridad en las calles no cesa, esto, a pesar de que el gobierno municipal, a través de su área de Comunicación Social, ha hecho pública información imprecisa y engañosa. En sus cuentas oficiales de redes sociales y en la página de internet, publicó un material en el que asegura que la incidencia delictiva bajó de 22 a 12 por ciento (SIC), asunto que, como ya se explicó y lo avala el estudio, es una mentira; salvo que se refiera a un índice de algún delito, lo cual no lo explica ni es claro.

Incidencia delictiva 2011-16 web

P4-Informe web

P5-F1 web

Se publicó esta información, que no corresponde a la realidad  ni a los datos que se tienen de manera oficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *