Es tiempo de que la militancia, las bases, democraticen al PRI

Hay que eliminar del vocabulario la palabra “clase política”: Juan Carlos García

El Partido Revolucionario Institucional debe entender el mensaje y el mandato que la ciudadanía estableció en las elecciones del 1 de julio pasado, en donde le dio un tremendo “revés” a los abusos de todo un sistema político y no en contra de un personaje en especial, todo ello, con la esperanza de un cambio.

Ante esta situación, hay que partir de un autoanálisis serio y severo, pero también, con una idea clara de que debemos trabajar en un proceso de reconfiguración, en el cual, las bases de la militancia del PRI, sean las protagonistas de este nuevo proyecto.

Juan Carlos García, presidente del “Instituto de Formación Política Jesús Reyes Heroles” (ICADEP), instancia del PRI, responsable de la formación ideológica y política de los simpatizantes, miembros, militantes, dirigentes y cuadros del partido, sostuvo lo anterior, y dijo que es tiempo de que las nuevas generaciones, se hagan cargo de la transformación que requiere su instituto político. “Es tiempo de eliminar de nuestro vocabulario a la mal llamada clase política, para darle paso a las bases del partido; que sean éstas, las que tomen las riendas del PRI y sean ellas mismas las que decidan de manera democrática, a sus dirigentes y aspirantes a representantes populares”.

En una charla con Punto Medio, Juan Carlos García sostuvo que al PRI, le han hecho mucho daño las imposiciones, tanto de dirigentes como de candidatos, que en muchas ocasiones, han volteado la cara a la militancia y se han olvidado que gracias a ella, llegan a donde están; seguir permitiendo que esto suceda, acotó, sería condenarse a seguir teniendo los resultados electorales del pasado mes de julio en el corto y mediano plazo.

Juan Carlos García sostuvo que en estos momentos, el PRI está en un momento crucial porque está en un “punto de quiebre”; está en un momento en donde debe transformarse, “reevolucionar” y reconfigurarse; “yo no soy partidario de sólo cambiarle las siglas al PRI, porque esto sería como querer tapar el Sol con un dedo; el PRI, debe cambiar su forma de ser, su modus operandi, su modus vivendi; retomar su vocación revolucionaria para fortalecer sus causas sociales”.

Para Juan Carlos García, en la pasada elección jugaron muchos factores para que se dieran los resultados que se dieron; si bien, la figura de López Obrador empujó a nivel nacional, a nivel local se dieron muchos resultados que muy difícilmente van a cumplir con las grandes expectativas que se generaron. Bajo este tenor, el PRI no está muerto, por el contrario, es momento de demostrar que hay madurez democrática y hay corresponsabilidad en la construcción del México que la gente exige y demanda a gritos. “Lo que ganó fue el hartazgo y el revanchismo; me queda claro que las propuestas que se hicieron en Morena y específicamente López Obrador, alimentaron ese sentimiento en la sociedad y se tradujo en un voto en cadena, en cascada; ahora, en los primeros días post electorales, ahora que ya se está viendo como está la realidad, se están dando cuenta que lo que propusieron, en muchos de los casos, no se podrá cumplir porque no es viable”.

Sin embargo, acotó el presidente del “Instituto Reyes Heroles” en Cuautitlán Izcalli, eso será otro episodio que la ciudadanía tendrá que evaluar y tendrá que calificar en su momento. Mientras eso pasa, comentó Juan Carlos, se debe empezar a trabajar en la reconfiguración del partido; hay una corriente al interior, que está impulsando un proceso democrático interno, para que sean las bases del partido, esas que se parten el alma en las calles promoviendo y trabajando para el partido, las que decidan quienes serán los dirigentes que trabajen esa transformación.

“Hace falta que tengamos a un dirigente comprometido y con la camiseta bien puesta; que tenga arraigo y amor por el PRI; que no venga de imposición de la mal llamada clase política, o que sea producto de un acuerdo o una negociación de un consejo político que muchas veces no escucha ni está cercano a las bases del partido”.

Para Juan Carlos García, es momento de que la llamada “clase política” asuma su responsabilidad y sea “generosa” con el partido que les ha dado mucho. “Se han cometido errores y éstos deben asumirse con mucha madurez; es tiempo que esos líderes o cuadros del partido que se dicen pertenecer a la clase política del municipio, suelten las riendas del PRI y le den paso a las nuevas generaciones; si bien es cierto que tienen experiencia que han adquirido por ocupar cargos públicos, también es cierto que tienen que asumir lo que les corresponde y deben dar paso a las nuevas generaciones; impulsarlas y respaldarlas desde otro frente, para que sean ellas las que propongan y conduzcan los nuevos destinos que requiere el PRI”.

Bajo este escenario, Juan Carlos García, quien a demás de ser presidente del ICADEP Cuautitlán Izcalli, es dirigente de una organización de comerciantes, dijo que en lo personal y en lo colectivo, estará empujando la reconfiguración que demandan miles de seccionales y líderes comunitarios priístas; “es necesario que las bases del partido alcen la voz y expresen lo que sienten, pero también, es necesario que actúen y que sean actores de esos cambios que requiere el partido”, acotó.

P7-F1 web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *