Desconfía López Obrador del INE y Trife; sirven a la mafia

Candidato a la presidencia de la república estuvo de gira por Izcalli

A unas semanas de iniciada la campaña formal para la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador arremetió contra las instituciones que están encargadas de organizar y calificar el proceso electoral, al asegurar que están “al servicio de la mafia del poder”, para lo cual, llamó a sus simpatizantes y seguidores, a no “confiarse”, “no caer en la tentación” y defender el voto para evitar el fraude electoral.

El candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia”, conformada por Morena-PT-PES, realizó una gira de trabajo por Cuautitlán Izcalli; primero, visitó las oficinas del Episcopado Mexicano en las instalaciones del Centro Escolar del Lago, donde se reunió con obispos, y después, encabezó un mitin en la zona de bancos del Centro Urbano del municipio.

López Obrador habló de sus principales propuestas, muchas de ellas, ampliamente difundidas, como la “eliminación de la corrupción”, la construcción de dos refinerías, la eliminación de las pensiones a los presidentes, el aumento al doble de las pensiones para los adultos mayores, las becas a los estudiantes de preparatoria y licenciatura, y los apoyos que se les dará a los mal llamados “Ninis”, que pretende emplear como “aprendices” y a los que promete dar 3 mil 600 pesos mensuales en lo que “aprenden” a trabajar en las empresas.

De las propuestas que destacaron y de la cual dijo que era la primera vez que hablaba, es la que tiene que ver con “la pacificación” de la sociedad; López Obrador informó que se acercará a las iglesias y las religiones, para que ayuden a “serenar” a la sociedad y se acabe con la inseguridad y la violencia que se vive en el país. Incluso, dijo que invitará al Papa Francisco para que ayude a este proceso.

Según López Obrador, una vez que gane la presidencia el 1 de julio, empezará con un proceso de diálogo con líderes religiosos y de varios sectores de la población, creyentes y no creyentes, para “serenar al país y que haya tranquilidad y paz en México”.

En su discurso que duró alrededor de 50 minutos, Andrés Manuel López Obrador cerró lanzando un llamado. “Hay que hacer el trabajo de organización para que nadie se quede sin votar, desde muy temprano, a votar, toda la familia, y cuidar los votos”.

“Estamos arriba, pero no debemos confiarnos, porque es una mafia de poder; son muy mañosos y no quieren dejar de robar; van a hacer todo para evitar que haya un cambio verdadero; no vamos a estar confiando en el INE, en el TRIFE, esos organismos están al servicio de la mafia del poder; vamos a confiar en los ciudadanos, en el pueblo, que por favor, todos los que ya se apuntaron para ser funcionarios de casilla se capaciten bien; que no vayan a fallar, y que resistan las tentaciones, porque cuando sepan que van a ser los representantes, los van a ir a visitar, a hacerles proposiciones indecorosas, porque así lo hacen; comprarlos para que no vayan, no se presenten, o que vayan como alcahuetes y vayan a firmar las actas para avalar el fraude electoral”, sostuvo.

NO TODO FUE COLOR DE ROSA

En la visita de AMLO a Izcalli, se evidenció que hay enojo y división en el partido Morena; así, se escucharon algunos abucheos y rechiflas para algunos líderes y representantes populares. Incluso, a la aspirante a la diputación federal por el Distrito 7, Xóchitl Zagal, le hicieron mucho ruido a la hora que habló, lo que propició que no se oyera lo que dijo, y que recortara su participación.

De igual formal, en el evento, se estuvo repartiendo un “volante-revista” que llevaba por nombre “Degeneración”, en alusión al órgano oficial de Morena, en donde se quejaban de las imposiciones en las candidaturas, y en donde acusaban a Higinio Martínez y Horacio Duarte, de deshonestos y desleales al partido.

P11-F3 web

P11-F1 web

P1-F5 web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *