Va Derecho

Edición 712 (8 de marzo de 2019)

 

Embargos o fideicomisos

En la columna pasada revisamos que la administración municipal piensa gastar 300 millones de pesos en “servicios personales”, adicionales, a los que se ejercieron el año pasado; y además, piensa gastar menos en inversión para nuestro damnificado municipio.

Entendemos que el presidente municipal se pueda sentir ahogado o atado de manos por el tremendo problema que implican los laudos laborables, en que poco menos de mil empleados reclaman casi mil 500 millones de pesos, y algunos de ellos, ya tienen órdenes de embargo por decenas de millones de pesos.

Estos pasivos laborales sangran la Hacienda municipal, y esta es una de las razones por las que tenemos un municipio en ruinas. Por eso, y para evitar que el municipio reciba una lluvia de embargos, y para que los ex “trabajadores” no puedan cobrar esas cantidades millonarias, beneficiando a un grupo de políticos y abogados que planearon enriquecerse a costa de los izcallenses, retomo una propuesta que hice hace unos meses.

¿Cómo impedir que los supuestos ex trabajadores embarguen millones y millones de pesos de las arcas municipales? ¿Cómo evitar que una camarilla de sinvergüenzas se enriquezca mientras nuestro municipio se deteriora por falta de recursos? Una manera es a través de la constitución de fideicomisos.

El Artículo 107 de la Constitución establece que los municipios administrarán libremente su Hacienda, y que los recursos podrán ser ejercidos directamente por los ayuntamientos “o por quien ellos autoricen”. Y los Artículos 123 y 124 de la Ley Orgánica Municipal permiten que los ayuntamientos aporten recursos de su propiedad en la integración de fideicomisos, los cuales serán supervisados y evaluados por los órganos de control municipales.

Una vez que los recursos se encuentran en un fideicomiso, ya no pueden ser embargados por adeudos que tenga el municipio con sus trabajadores o con alguien más, porque el patrimonio de los fideicomisos es un patrimonio “propio”.

Un ejemplo de fideicomiso fue el que se denominó en su momento “Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal”. Con este fideicomiso se construyó el segundo piso del Periférico, el gratuito de AMLO.

Imaginemos un “Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vialidades de Cuautitlán Izcalli”; un fideicomiso con recursos exclusivos para reencarpetar nuestras “calles y avenidas” que ahora parecen de terracería. Y así podemos imaginar varios más, como un “Fideicomiso para el mejoramiento y mantenimiento de parques públicos de Izcalli”.

Otra gran ventaja de estos fideicomisos, además de que los recursos no pueden ser embargados, es que ya son recursos etiquetados, es decir, tienen un propósito claramente establecido. Y proporcionan autonomía de gestión, en otras palabras, menos burocracia, menos personas tentadas a echar mano de esos dineros.

Estos fideicomisos se vuelven entes especializados que se encargan exclusivamente de la contratación, administración, supervisión y seguimiento de los proyectos encomendados, traduciéndose en una mayor eficacia y eficiencia en el proceso de administración, supervisión y ejecución de los mismos.

Así que aquí una idea, para que no embarguen los recursos que tanto necesita nuestro municipio y para que se administren de una manera más ágil y eficiente, y sus recursos se destinen a los proyectos que urgentemente requiere nuestro damnificado municipio.

Esperamos que nuestro presidente Ricardo Núñez no doble las manos tan rápido, y que se enfoque en proteger de esos buitres, que piden millones y millones, los recursos que el municipio tanto necesita. Bien podría crear fideicomisos, etiquetar recursos, complicar los embargos, y así, sin estar atado de manos, negociar pagos justos y sensatos sin sacrificar la inversión que nuestro municipio requiere urgentemente. ¿Qué va a hacer Ricardo Núñez Ayala?

Edición 711 (1 de marzo de 2019)

La 4ta. Transformación… ¿No llegó a Izcalli?

Como lo hemos comentado anteriormente, la pasada administración llegó a contar hasta con 127 asesores cobrando en la nómina de Cuautitlán Izcalli. Además el municipio se caracterizaba por tener muchas direcciones y departamentos con funciones duplicadas, o de plano innecesarios, como el Departamento de Vinculación Internacional o el Departamento de Turismo Cultural; también tenemos institutos como el “Instituto Municipal para la Igualdad y el Empoderamiento entre Mujeres y Hombres”.

¿Nos equivocamos al pensar que Ricardo Núñez Ayala vendría cambiar las cosas?; cuando parecía que no podía ser peor, descubrimos que el gobierno de Ricardo sí puede gastar más dinero en nómina.

En el presupuesto 2018 se ejercieron 789 millones de pesos para servicios personales. ¿Cuántos millones de pesos al año se podrían haber ahorrado y empleado en beneficio de nuestro municipio si se adelgazaba la abultada nómina de asesores y trabajadores de confianza?

No lo sabremos, porque lejos de disminuir al máximo los directores, los jefes de departamento y todos los puestos irrelevantes o de plano innecesarios, la administración de Ricardo Núñez presupuestó 329 millones de pesos adicionales para la nómina municipal. Es decir, pretende gastar 1 mil 118 millones de pesos en “servicios personales”.

¿Qué pensaría AMLO si supiera que a nivel municipal MORENA se burla de su 4ta Transformación de esta manera?

Parece que la 4ta transformación no llegó a Cuautitlán Izcalli. En sentido, contrario a lo que pregonaron, este gobierno piensa disminuir la inversión pública para gastar más en servicios personales. ¿Ricardo Núñez tendrá que pagar también “cuotas para los cuates”?, es la pregunta que muchos nos hacemos.

Una buena reingeniería administrativa en Cuautitlán Izcalli debería de haber ahorrado recursos en el orden de los 50 o hasta 100 millones de pesos al año. Pero lo que hicieron fue gastar 300 millones más en el rubro de servicios personales.

¿Para que alcanzan 300 millones de pesos bien empleados? Según costos paramétricos de la Secretaría de Hacienda (SHCP), pavimentar una validad secundaria con concreto asfaltico de 12 cm. de espesor con base estabilizadora de cemento de 15 cm. tiene un costo menor a 500 pesos por metro cuadrado. Entonces, sólamente con lo que se desembolsó en asesores, el gobierno anterior de Cuautitlán Izcalli pudo haber pavimentado 600 mil metros cuadrados de vialidades por año.

Así que pensemos, ¿Qué avenidas se podrían pavimentar con 300 millones de pesos? Todo pare indicar que seguiremos soportando baches.

Y que no nos venga don Ricardo Núñez con que no tuvo opción porque hay laudos pendientes de pagar. Una estrategia financiera adecuada podría asignar la mayoría de los recursos municipales a fideicomisos no embargables, pero de eso, hablaremos la próxima semana.

Edición 710 (22 de febrero de 2019)

El cártel de los abogados

No es un secreto que en muchos municipios de nuestro Estado de México, y Cuautitlán Izcalli no es la excepción, operan grupos de abogados que a través de juicios y procedimientos administrativos, están apoderándose de inmuebles, terrenos y casas, que los verdaderos dueños pierden por no presentar una defensa adecuada en los juicios.

Y es que estos abogados, en contubernio con servidores públicos de algunas dependencias municipales como Catastro y Tesorería, y del Instituto de la Función Registral, buscan y encuentran inmuebles en los que consideran que a través de juicios es factible arrebatarlos a sus legítimos propietarios. Por eso se les puede llamar el “cártel de los abogados”.

Estos abogados deshonestos le apuestan a que pueden pasar varias cosas, por ejemplo, que el propietario del inmueble no se entere, que enterándose no presente una adecuada defensa legal en el juicio, o de plano, que el afectado no cuente con los recursos económicos para defenderse.

Muchos de estos abogados aprovechan que el Código Civil protege a los “terceros de buena fe”, es decir, aquellas personas que adquirieron de alguien que no era el legítimo propietario; y por lo tanto, lo que se ha dado mucho en fraccionamientos de nuestra entidad y municipio, son casos en que personas con artimañas y argucias, simulan haber adquirido un terreno, y enseguida lo venden a otro, para que este último diga ser un adquiriente “tercero de buena fe”. Y con esta estrategia que permite la propia ley, se han apoderado de muchos inmuebles.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha puesto candados, para cerciorarse en la medida de lo posible, que estos compradores terceros, realmente sean de buena fe, y no cómplices en una pandilla de defraudadores, pero no todos los abogados conocen estos candados y saben aplicarlos.

Las técnicas que utilizan estos sinvergüenzas son variadas, en algunos casos muy simples, pero en otros casos ocupan mecanismos complejos.

Por ello si alguien es víctima de estos estafadores requiere de una defensa técnica especializada y por lo tanto adecuada. Muchas veces, los abogados que pierden los juicios culpan a los jueces acusándolos de corrupción; y por supuesto que en algunos casos es así, pero en la mayoría de los casos el que un auténtico propietario pierda su propiedad, obedece a que su abogado no supo presentar una defensa solida y no es por culpa de un juez injusto o corrupto o vendido, como ya lo expliqué.

Desafortunadamente, la mala fama del Poder Judicial obedece más que cualquier cosa a los abogados que culpan a los jueces para justificar sus errores o torpezas, o a que no encuentran como justificar que simplemente prometieron a sus clientes ganar juicios que ellos sabían que no se podían ganar.

No olvidemos que un juicio no lo gana quien tiene la razón sino quien sabe demostrar que la tiene.

Por lo tanto, si alguien es víctima de un fraude o de un juicio a todas luces fraudulento, no debe confiarse en que por tener la razón, no tendrá mayor problema en ganarlo. Hay que buscar siempre la mejor defensa.

Desafortunadamente en esto de los juicios pasa como con muchas enfermedades, no son justas, pero así como si no obtenemos buena atención médica podemos perder hasta la vida, por estar en manos de un mal médico, así también podemos perder nuestro patrimonio por estar en manos de un mal abogado.

Por eso el consejo es que, cuando sea necesario, y ojalá nunca lo sea, busca una asesoría y defensa experta.

 

Edición 709 (15 de febrero de 2019)

Siete semanas y poco se ha visto del nuevo gobierno municipal

A casi siete semanas de que inició funciones el nuevo gobierno municipal parece que las preguntas obligadas son:

¿Ya arrancaron? ¿qué están haciendo? Porque una de dos, o no están haciendo mucho o no saben comunicar lo que hacen.

Tampoco hay claridad en que es lo que quieren hacer, cuáles son sus prioridades y proyectos.

Es cierto que recién publicaron el Bando Municipal, pero como siempre, se trata de un documento lleno de generalidades, donde poco queda claro para dónde va este gobierno.

No es un secreto lo que necesita este municipio, no hay que buscar el “hilo negro”. Seguridad y calles dignas son los principales desafíos de este nuestro Cuautitlán Izcalli.

La seguridad no es un asunto que dependa sólo del gobierno municipal y no podemos esperar que el alcalde resuelva este problema tan complejo.

Pero las calles si son cien por ciento problema del municipio.

Cuando digo calles, incluyo vialidades, banquetas, camellones, alumbrado, señalización, etcétera. Todos estos son problemas que debe y podría resolver el presidente municipal.

El programa de bacheo que ha anunciado se queda muy, pero muy corto. Tapar unos baches es darnos atole con el dedo.

Necesitamos calles decentes, por decir lo menos. De todos los municipios de la zona, somos por mucho el que tiene las calles en peores condiciones; son intransitables para autos y peatones. Son una vergüenza.

Si piensan que un programa de bacheo arregla el problema, están muy equivocados.

Tantos meses de expectativa entre la elección y la toma de posesión y este nuevo gobierno anuncia un insuficiente programa de bacheo.

Las calles ya no aguantan más parches; parches sobre parches, más se tardan en mal tapar unos baches que en que se abra un nuevo bache a su lado.

¿A eso va a jugar este gobierno? ¿Van a parchar y parchar y parchar; remiendo sobre remiendo? ¿O se van a poner a gobernar en serio? ¿En serio es muy complejo tener calles dignas, y decentes?

Apenas van arrancando, están a tiempo de corregir el rumbo. Esperemos.

 

Edición 708 (8 de febrero de 2019)

La tramitación para  los intestados

Existen numerosos bienes inmuebles cuyos propietarios han fallecido, y que al no haber hecho testamento, sus herederos no han realizado los trámites contemplados por la ley para poder adjudicarse esos bienes. Esto aun y cuando, en muchos casos hay un único heredero, o todos los herederos están de acuerdo. Lo anterior provoca que el patrimonio de esas personas se encuentre, si no en riesgo, sí en una indefinición jurídica.

Muchas veces los herederos no inician el procedimiento necesario, pensando que es un proceso complicado, muy tardado o muy costoso.

Sin embargo, la legislación en nuestro estado, y también en la CDMX, contemplan una “tramitación especial”.

En nuestra entidad, el procedimiento especial es aplicable no sólo para nuevos juicios de intestado, sino también en juicios de intestado ya iniciados, es decir, si se cubren los requisitos se puede optar por dejar el proceso tradicional y solicitar la “tramitación especial”.

Los requisitos para optar por este proceso especial y “express”, es que quienes intentan esta tramitación especial sean los posibles herederos, haya constancia de que el autor de la herencia no dejo testamento, los herederos tengan claro qué bienes son los que pertenecían al autor de la herencia, y todos ellos estén de acuerdo en cómo quieren adjudicar o repartirse los bienes; es decir, deben presentar un inventario y un convenio de adjudicación.

En este proceso especial, en una sola audiencia, el Juez debe de revisar todos los documentos, hacer el nombramiento de herederos y adjudicar los bienes.

El que estén todos los herederos de acuerdo es indispensable para este proceso “express”, ya que si uno solo de ellos se opusiera, el juicio debe de seguir con el procedimiento tradicional.

Una vez que el Juez hace el nombramiento de herederos y se adjudican los bienes, es necesario que se cumpla con la formalidad de que el Notario elabore las escrituras de adjudicación.

Así que si no has iniciado el juicio de intestado y eres heredero de un bien, no te compliques; si puedes ponerte de acuerdo con los demás herederos, acudan con su abogado y pide que tu intestado sea por la vía de “tramitación especial”, ahorrarán tiempo y dinero.

Por supuesto, que más vale prevenir, por lo que es muy recomendable, que para evitar conflictos futuros a nuestros seres queridos, debemos hacer nuestro testamento. Un testamento cuesta la mayor parte del año en promedio unos cuatro mil 800 pesos, pero en septiembre los Notarios ofrecen descuentos del 50%.

Así que si eres heredero o quieres heredar a alguien, busca certeza jurídica, acude con tu abogado o con tu Notario.

Edición 707 (1 de febrero de 2019)

Aseguradoras, el negocio es no pagar

Cuando contratamos un seguro, pensamos que podemos estar tranquilos ante cualquier eventualidad por la que nos hemos asegurado, ya sea que se haya asegurado la vida, la salud, el hogar o el auto, o algo más.

Sin embargo, en los últimos años, en México ha crecido exponencialmente el número de siniestros en los que las aseguradoras declinan hacer los pagos que les corresponden.

Hay que decirlo con claridad: el negocio de las aseguradoras es no pagar, y van a intentarlo siempre que exista la mínima posibilidad legal para hacerlo.

En un ejemplo reciente, una viuda se acercó a nosotros porque la aseguradora con la cual su esposo había contratado un seguro de vida, se negó a pagarle la suma asegurada por el fallecimiento del asegurado. Lo que sucedía es que aunque su esposo murió de cáncer en la garganta, el seguro alegó que el asegurado tenía también hipertensión, y que no se había manifestado que tenía este padecimiento al momento de contratar la póliza del seguro de vida. Por lo tanto, aunque la causa de muerte no tenía absolutamente nada que ver con la hipertensión, sino que era una enfermedad contraída con posterioridad a la contratación del seguro, y completamente ajena a la hipertensión, el seguro negó hacer el pago.

Cabe señalar que esta información sobre la hipertensión del asegurado la obtuvo la compañía a través de la misma viuda, quien al responder preguntas de los empleados del seguro, se dejó llevar por ellos y “habló de más”, proporcionando información que al seguro le era muy útil para no pagar.

Desafortunadamente la Ley del Contrato de Seguro parecía darle la razón a la aseguradora. Y también lamentablemente, muchas personas creen en los argumentos de las aseguradoras cuando se niegan a pagar, ya que siempre tratan de fundamentarlos adecuadamente. Y entonces, muchos se resignan a no recibir las sumas aseguradas o los pagos por los siniestros.

También, hay que decirlo, muchos abogados desconocen la Ley Sobre el Contrato de Seguro y las muchas interpretaciones que se han hecho sobre esta norma.

El desconocimiento de esta ley hace que las aseguradoras se aprovechen y se arriesguen a incumplir, confiados de que en tribunales pueden enfrentarse a un abogado que desconoce bien a bien las reglas del juego, que los abogados de las aseguradoras conocen bien.

Por lo anterior es importante ser cuidadosos cuando estamos reclamando el pago de un siniestro, asesorarnos bien para saber qué declarar y qué información no es nuestra obligación proporcionar.

Finalmente, después de un juicio, la compañía aseguradora fue obligada a pagar la suma asegurada a la esposa del asegurado; en este caso la compañía no pudo salirse con la suya. Son juicios muy técnicos, pero interesantes para quien conoce las reglas de este juego.

Mi consejo es simple, si son víctimas de un siniestro asegurado, sean cuidadosos al declarar, busquen la asesoría de un experto (inclusive antes de declarar cualquier cosa), y en caso de negativa del seguro a hacer el pago, revisen con el profesional si es viable y factible ganar un juicio para reclamar lo que les corresponde. No se dejen.

Edición 705 (18 de enero de 2019)

Huachicol II

Ha transcurrido una semana más desde que hablábamos del combate al robo de combustibles en nuestro país.

Las encuestas confirman lo que ya anticipamos; una inmensa mayoría de mexicanos está de acuerdo con la cruzada emprendida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El plan está resultando, en estas semanas de “desabasto”, PEMEX ha vendido más combustibles en las semanas de “abasto normal”. Se están detectando las gasolineras “huachicoleras”, también se empiezan a congelar cuentas de quienes lavaban el dinero; empiezan a salir los primeros nombres.

Sin embargo, al día de hoy no hay detenidos. No ha caído ningún responsable de los directivos y empleados de PEMEX, ni de su sindicato. Parece ser que va en serio lo de borrón y cuenta nueva; el gobierno no busca indagar el pasado, sino corregir el futuro.

¿Será esto posible? ¿Podemos pensar en un futuro sin robo de combustibles, sin haber dado castigos ejemplares a los responsables del robo actual y pasado? Yo creo que no, pero el tiempo lo dira.

¿Cómo les ha ido con el desabasto? Yo he tenido mucha suerte, llené mi tanque unas horas antes de que las gasolineras se quedaran por primera vez sin combustibles aquí en nuestro municipio. Días después, cuando ya había largas filas encontré abierta y sin autos la gasolinera de la autopista Chamapa-Lechería, y por última vez, cargué esta semana a la 1:00 am con una fila de 10 minutos aquí en Izcalli (preferí esperar a esa hora en lugar de formarme).

Sin embargo, todos hemos visto muy largas y tortuosas filas en algunas gasolineras. No ha sido mi caso, ni el de mi familia, o tenemos suerte o hemos tenido buena planeación, no lo sé. Pese a estas largas filas no se han suscitado incidentes violentos, las personas muestran en general paciencia y comprensión con las medidas tomadas. Además, parece que la situación ya se está normalizando en Izcalli, y en toda la Ciudad de México y sus alrededores.

De manera paulatina el gobierno está tomando el control de la situación. Pero esto apenas comienza, un negocio tan grande como el huachiciol no va a morir sin enfrentar una fuerte resistencia, veremos qué pasa. El Estado mexicano debe dar una muestra de fuerza y poder, si no controla el huachicol mostrará una profunda debilidad e incapacidad, y sí lo hace, podrá con confianza y fuerza emprender otras cruzadas contra otros grande negocios ilegales.

Yo creo que en este juego de vencidas, como le llamo AMLO, el Gobierno de México, se anotará un gran triunfo, porque no sólo cuenta con la fuerza del Estado, sino además, tiene el apoyo general de los ciudadanos.

Ahora a pensar en grande, a combatir la corrupción y los negocios ilegales en otros lados. Ya nos dejó ver Andrés Manuel López Obrador, que sigue combatir el “huachicoleo” en las plataformas petroleras e inclusive en las medicinas. Vamos con todo.

Edición 704 (11 de enero de 2019)

Huachicol

Desde el primero de diciembre Andrés Manuel López Obrador ha anunciado una serie de medidas, iniciativas, planes, estrategias y metas que van a impactar en menor o en mayor medida a los ciudadanos de este país. Por ejemplo, la cancelación del Aeropuerto, el Tren Maya, el salario mínimo al doble en la frontera, el plan para el Istmo de Tehuantepec, el nuevo sistema de salud universal, etcétera.

Sin embargo, de todos los anuncios que en sus conferencias ha dado AMLO, el que ahora está en boca de todos es el plan para combatir el robo de combustibles.

Ya todos hablan del desfalco por cientos de miles de millones de pesos que ha sufrido la nación en los últimos dieciocho años, solamente el año pasado fueron unos sesenta mil millones. Ya todos sabemos hoy, que estaban involucrados funcionarios del más alto nivel, además de trabajadores de confianza, trabajadores sindicalizados, y los encargados de la seguridad de PEMEX.

Hay un consenso general: nadie se atreve a decir que este flagelo no se debía combatir. En esto se ven obligados a coincidir hasta los más férreos críticos del Presidente, inclusive esos “haters” que encuentran fallas y errores en cada estrategia o plan que ha anunciado López Obrador.

AMLO logró que todos estén de acuerdo en algo con él, prácticamente todos los ciudadanos (menos los huachicoleros, y los expresidentes Calderón y Fox) tuvieron que coincidir con él. Esto de entrada es un gran triunfo para el mandatario.

Entonces, sus críticos, no han tenido otra opción que decir: “estoy de acuerdo con que hay que combatir el robo de combustibles, PERO…” y entonces dan una serie de sinrazones: que si no eran las formas, que falló la estrategia, que no hubo planeación, que no se midieron las consecuencias, que es una gran muestra de ineptitud, etc.

¿Es en serio? Años de quejarnos todos porque el gobierno más que combatir el crimen organizado parecía su cómplice; años de ver que pese a que todos sabían cuanta gasolina se extraía ilegalmente el gobierno miraba hacia otro lado, años de ver como el gobierno complaciente permitía este atraco sin mover un dedo.

Y ahora que por fin un gobierno toma el toro por los cuernos, decidido y firme a acabar con este fraude a la nación, los críticos murmuran porque hay desabasto, ven inclusive un gran caos donde sólo hay largas filas de paciente espera.

A ellos les pregunto, entonces que se debía hacer, ¿Seguir tolerando? ¿Dejar los ductos abiertos aunque parecían coladeras? ¿No agitar el avispero? ¿Planear por algunos meses la mejor estrategia mientras cada día se roban mil pipas?

Hay problemas tan graves que se tienen que atacar así, de golpe, de tajo, con decisión y sin mayores contemplaciones, confiando en que la fuerza del Estado es mayor que el crimen organizado.

Aunque ha sido un tema polémico, AMLO sabe que si libra bien este asunto será muy bien visto por la población; le dará más fuerza para cumplir su objetivo primordial: transformar al país. Esperemos que por primera vez una estrategia del combate al crimen organizado rinda buenos frutos. El tiempo lo dirá (y será en breve plazo).

 

Edición 703 (14 de diciembre de 2018)

La Tremenda Corte

Los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y los magistrados y jueces del Poder Judicial de la Federación, se manifestaron a favor de la “autonomía e independencia” del Poder Judicial.

Por primera vez vimos una manifestación de los magistrados y jueces, nunca antes se habían organizado para “alzar la voz”.

Es interesante que estuvieran muy calladitos, y nada dijeron cuando por ejemplo, Enrique Peña Nieto y sus aliados eligieron como ministros de la Suprema Corte a dos personas con nula experiencia en la administración de justicia.

Así es, cuando Eduardo Medina Mora, que en su vida, jamás había dictado una sentencia, jamás había trabajado en la administración de justicia, no era ni académico ni investigador, ni nada por el estilo, cuando fue propuesto en 2015 por el presidente para ocupar el máximo cargo que existe en la administración de justicia, ningún ministro, magistrado o juez alzó la voz.

Nada les importó a los juzgadores que una persona con absolutamente ninguna experiencia en la administración de justicia tuviera este cargo, ninguno de los cientos de magistrados con mucha mayor capacidad y experiencia para un cargo de ministro, dijeron nunca algo, mucho menos se organizaron.

Tampoco dijeron nada cuando en 2012 el jefe del SAT, así es, el encargado del organismo recaudador de impuestos fue nombrado ministro, ¿Qué favores habrá hecho desde el SAT para recibir este cargo? Tuvieron que ser muchos favores, (¿Qué tantos favores no podría hacer quien está a cargo de cobrar impuestos?), porque méritos no tenía ninguno. Nunca fue juzgador, académico o investigador reconocido (ni desconocido). Y otra vez, todos los juzgadores del Poder Judicial se quedaron muy, muy calladitos.

Por estos ministros es que ahora los abogados le dicen a la Suprema Corte la “Tremenda Corte”; porque ya es una burla lo que está pasando con nuestro Máximo Tribunal.

Los juzgadores que dicen estar muy preocupados por la autonomía del Poder Judicial no se preocuparon antes ni por la profesionalización ni la excelencia de la Suprema Corte; y tampoco por su autonomía, ¿Podría juzgar con profesionalidad, autonomía e imparcialidad quien no llegó por méritos propios, sino como un pago de cuota para los cuates?

El problema no son sólamente los altos sueldos y privilegios, sino que nuestro Máximo Tribunal se ha pervertido, y por lo tanto, la administración de justicia se ha prostituido en nuestro país.

¿Y qué decir del nepotismo? ¿Cuántos de esos juzgadores que ahora sí por primera vez alzan la voz, jueces, magistrados y ministros están “libres de pecado”? no son muchos de ellos “culpables” de colocar en puestos en el poder judicial a sus cónyuges, amantes, hijos, sobrinos, etc., la mayoría de ellos sin ningún mérito.

Lo lógico sería que con tan altos sueldos llegaran los mejores, los más preparados, pero no es así, ahora las designaciones se asignan por parentesco o amistad.

Por eso la sociedad está harta de estos privilegios de quienes se han apoderado a la mala de la administración de justicia. Por eso los juzgadores llevan la de perder en este encontronazo contra AMLO y sus aliados. Porque no tienen cara para, ahora sí y por primera vez alzar la voz. Todos tenemos claro que sólo les preocupan sus privilegios, no la autonomía, ni la independencia, ni la profesionalización ni la excelencia, sólo sus privilegios.

No entienden que todos queremos un cambio; no más privilegios para los cuates. Que lleguen a esas oficinas los mejor preparados y los más capaces, no los amigos o los familiares o los amantes; y que perciban un sueldo justo acorde a la realidad de nuestro país.

Y los muchos jueces y magistrados que sí son muy profesionales, y muy capaces y con mucha experiencia, con una excelente trayectoria judicial, y que no están pensando en cómo aprovechar su posición, ellos deberían de organizarse, y reconocer que hay que limpiar la casa, hay que barrerla; deben de alzar la voz, pero contra los “lords magistrados”, contra quienes desde adentro están acabando con el poder judicial; su principal enemigo está en casa.

Este país tiene que cambiar y el buen juez, por su casa empieza.

Edición 702 (7 de diciembre de 2018)

Pecar de ingenuos

Ahora que ha tomado posesión el nuevo gobierno federal, y también el de la CDMX, y pronto lo harán muchos nuevos presidentes municipales; y luego de que lo han hecho ya legisladores federales y locales, creo que vale la pena una reflexión.

Parece que los hombres y mujeres de AMLO y de Morena están pecando de ingenuos.

En esta llamada Cuarta Transformación parece que AMLO y muchos otros creen que la inmensa mayoría de los ciudadanos son de buenas intenciones, con valores cívicos y morales, y que sufrían bajo los gobiernos corruptos e inmorales que por años nos sangraron.

Creer esto es ingenuidad, ya que si bien efectivamente fuimos gobernados en los últimos años por los gobiernos más corruptos e inmorales que hayamos tenido en toda nuestra historia moderna, también es cierto que muchos ciudadanos están muy lejos de ser “ciudadanos modelo”.

Afirma AMLO que como ya no se van a robar los impuestos (lo cual está por verse) entonces los ciudadanos van a estar felices de pagar sus impuestos, y los van a pagar íntegramente. Eso es una utopía, un sueño absurdo. Es más fácil que piensen (pensemos), aún y cuando percibamos que ya no hay la corrupción que había antes: ¿Por qué voy a pagar mis impuestos si por años me los robaron?. Pensar que todos van a pagar lo que debería pagar de impuestos, simplemente porque “ya no se los van a robar”, es ingenuidad.

Ya se están enfrentando los nuevos administradores nacionales a la realidad que no va a ser tan sencillo cancelar el nuevo aeropuerto; los inversionistas nacionales y extranjeros, voraces de dinero y más dinero, están esperando que el nuevo gobierno anuncie formalmente su cancelación, para demandar en cortes internacionales el incumplimiento de contratos y la pérdida de garantías, para obtener en tribunales extranjeros las jugosas ganancias que esperaban por el aeropuerto. Pensar que iba a ser sencillo cancelar una obra de ese tamaño sin que llegaran las fuertes demandas, era ingenuidad.

Suponer que el programa de becas a jóvenes va a mitigar la inseguridad, es ingenuidad. Los jóvenes que van por el camino del “dinero fácil” del crimen no van a ir a estudiar o a trabajar como becarios.

Pensar que los funcionarios van a estar felices con sus nuevos salarios y que no van a tratar de obtener más de “algún modo”, sólo porque vivimos en la Cuarta Transformación, es ingenuidad.

En fin, lo que acaba con la ingenuidad es siempre una dosis de realidad. Ojalá que esa realidad no nos golpee muy fuerte, y se puedan establecer mecanismos realistas para que aún sin el apoyo espontaneo y desinteresado de gobernantes y ciudadanos, sino a través de la aplicación de las leyes y del Estado de Derecho, se pueda transformar nuestra nación.

Edición 701 (30 de noviembre de 2018)

Llegó el día

El tiempo pasa volando y parece que fue hace unos cuantos meses cuando Andrés Manuel López Obrador se declaró presidente “legítimo”, esto, en franca y abierta oposición de Felipe Calderón Hinojosa, a quien acusó de fraude (y muchos nos quedamos con la duda) y a quien nunca reconoció como presidente.

Fue un 20 de noviembre de 2006 (uff, hace ya doce años, increíble), cuando en un multitudinario acto en el Zócalo capitalino, la entonces senadora Rosario Ibarra de Piedra le colocó una banda, que el maestro de ceremonias en esa ocasión, la llamó la “banda presidencial”.

Este primero de diciembre, 12 años después de aquel 20 de noviembre, regresa Andrés Manuel al Zócalo de la capital, pero ahora lo hace como Presidente Constitucional, y seguramente portará en su discurso desde balcón presidencial, la autentica “banda presidencial”.

Para muchos, el día que se proclamó “presidente legítimo” era el fin de la carrera política de AMLO; muchos pensaron que eso era un exceso, que “era demencial” dijeron algunos; que eran patadas de ahogado opinaban otros; pero la mayoría de “expertos y analistas” coincidían: no había futuro político para López Obrador.

Ahora con 12 años más de experiencia (yo siempre he visto la edad y la experiencia como una virtud), Andrés Manuel demuestra que quien se empeña en sus convicciones y deseos, puede, aún contra viento y marea, alcanzar las metas por más lejanas e inalcanzables que parezcan.

Será interesante escuchar y analizar sus discursos de este primero de diciembre; el prestar atención a lo que diga en el Congreso, y en especial, al mensaje que pronunciará en el balcón de Palacio Nacional.

Aunque estamos acostumbrados a su hablar pausado y un tanto monótono, no podemos olvidar que cuando discursa leyendo textos que el escribió, lo hace con gran firmeza, como en aquel interesante mensaje que pronunció en un muy lejano ¿o cercano? 2005 en el Congreso de la Unión, con motivo del desafuero que Fox impulsaba (y el mismo ex presidente lo reconoce) para impedirle competir por la presidencia de la República.

Conviene recordar algunas frases de ese mensaje, el que inclusive se tuvo que escuchar a través de bocinas instaladas por toda la capital, porque prácticamente todas las estaciones de radio y televisión, compradas por el gobierno, se negaron a transmitirlo.

“…en México, hoy, se debaten dos proyectos de nación, y de nación en la globalidad, distintos y contrapuestos; y a los que verdaderamente mandan junto con los que mal gobiernan al país, les preocupa y les molesta que nuestro programa… de apoyo a los más humildes y olvidados, se propague cada día más, se acredite entre la gente y se aplique a nivel nacional”.

“Quienes me difaman, calumnian y acusan son los que se creen amos y señores de México. Son los que en verdad dominan…. Son los que mantienen a toda costa una política antipopular y entreguista”.

“Son los que ambicionan las privatizaciones del petróleo y de la industria eléctrica, algo que aún no consiguen tras la entrega sucesiva de los bienes nacionales”.

“Son los que utilizan al Estado para defender intereses particulares y rescatar instituciones financieras en quiebra”.

“Son los que, al mismo tiempo, consideran al Estado una carga y quieren desvanecerlo en todo lo tocante a la promoción del bienestar de los pobres y de los desposeídos que es, también, si bien se ve, el bienestar de una nación corroída por la desigualdad”.

“Son los que manejan el truco de llamar ´populismo´ o ´paternalismo´ a lo poco que se destina en beneficio de las mayorías, pero nombran ´fomento´ o ´rescate´ a lo demasiado que se le entrega a minorías rapaces”.

“Son los partidarios de privatizar las ganancias y de socializar las pérdidas”.

“…Son los que exentan de impuestos a sus amigos y protectores. Que la mayoría lo pague todo y que la minoría selecta nos dé por favor una limosna”.

“Son los que han socavado la calidad de vida de las clases medias.

“Son los que han convertido al país en un océano de desigualdades, con más diferencias económicas y sociales que cuando Morelos proclamó que debía moderarse la indigencia y la opulencia”.

“Son los que han arruinado la actividad productiva del país y han obligado a millones de mexicanos a dejar sus hogares y sus familias para emigrar a Estados Unidos, arriesgándolo todo en busca de lo que mitigue su hambre y su pobreza”.

“Son los que quieren perpetuar la corrupción, el influyentismo y la impunidad, que son sus señas de identidad”.

“Son ellos los que tienen mucho miedo a que el pueblo opte por un cambio verdadero. Y ese miedo cobarde de perder privilegios los lleva a tratar de aplastar a cualquiera que atente contra sus intereses y proponga una patria para todos y patria para el humillado.”

Hasta aquí esta selección de frases, después de ese memorable discurso tuvimos 13 años más en que esa minoría rapaz y privilegiada sangró a nuestra nación hasta donde pudo.

Esperamos que este primero de diciembre verdaderamente sea el inicio de una transformación. El tiempo lo dirá.

Edición 700 (23 de noviembre de 2018)

¿Cuáles serán las prioridades del futuro presidente municipal ? 

Todos conocemos el refrán que dice “el que mucho abarca poco aprieta”. Y eso es un dicho popular que refleja una gran verdad; hay que saber establecer prioridades, hay que enfocarse en lo que es más importante; no podemos hacer todo, ni lograrlo todo.

Suponemos que nuestro futuro presidente municipal ya está pensando en estas prioridades, a estas alturas ya deberían de estar claramente definidos los programas que van a marcar al futuro gobierno.

El problema es que a pocos días de tomar posesión, poco sabemos de Ricardo Núñez Ayala, es como si se hubiera tomado unas largas vacaciones antes de empezar a trabajar.

Sabemos que va a recibir un gobierno en quiebra, pero el futuro presidente no dice nada al respecto. Estamos ante un municipio damnificado, en la ruina económica y en la ruina en su infraestructura; un gobierno tocado por la corrupción a todos niveles que marcó el sexenio y trienio que ahora termina, y pese a todo, Ricardo Núñez no dice ni una palabra.

¿Quién va a manejar su estrategia de comunicación? Los ciudadanos que votaron por él, y también los que no lo hicieron, merecen que el futuro presidente municipal les defina los ejes de su futuro gobierno; merecemos saber, no queremos más opacidad.

¿Será que AMLO no quiere que nadie le robe los reflectores? ¿Nadie puede decir nada hasta después de que López Obrador tome posesión? ¿Sólo se puede hablar del aeropuerto, y del Tren Maya, y de las refinerías? ¿Los municipios no existen por el momento? ¿Solamente hay problemas nacionales en la agenda?

Un municipio con tantos problemas como el nuestro no puede esperar a que un gobierno se vaya para que el entrante empiece a pensar qué hacer. Desde que fue elegido Ricardo Núñez debería de estar trabajando, sus colaboradores deberían de estar inmersos en el complejo proceso de transición.

Mientras tanto, el gobierno que se va, sólo “patea el bote”, sabe que dentro de unos días todos los problemas que deja ya no serán sus problemas.

Hay muchas maneras de “patear” los problemas en lugar de resolverlos. Se rumora que inclusive se inventan amenazas de bomba para cerrar sus oficinas los días que saben que los van a embargar por esos laudos laborales que sí son una verdadera bomba de tiempo.

Y Ricardo, ¿tiene algún plan para desactivar todas las bombas que le dejan? Ya veremos, no lo sabemos, el silencio ha sido su marca distintiva por el momento.

Edición 699 (9 de noviembre de 2018)

López Obrador 1 – 0 Poder Económico

No ha tomado el poder y AMLO ya ganó la primera gran pelea.

Con una consulta que no fue más que simulación, justificó su decisión de cancelar el gran proyecto del Peñanietismo-Salinismo.

Finalmente tuvieron que doblar las manos todos los empresarios ligados a Salinas o a Peña, que han amasado sus fortunas al amparo del poder.

Ya anunciaron empresarios y AMLO, que ni demandas, ni amparos, ni berrinches, sólo que les paguen las obras que sí efectuaron, y nada más. Eso de las supuestas grandes indemnizaciones y las súper penalizaciones ya no van. Va a ser una cancelación anticipada con todas las partes de acuerdo.

El presidente electo demuestra que ya tiene el poder, y sabe usarlo, y va a ejercerlo.

Esto no se trataba tanto de un aeropuerto, para AMLO se trataba de someter al poder económico al poder político, su poder. Lo que quería era demostrar que ya no van a mandar los grandes intereses económicos, sólo su proyecto es el que va a caminar.

El país pierde no un aeropuerto, sino sólo sus cimientos; pero gana ya no ser rehén de los hombres del dinero, y esto vale muchísimo más.

Además los números que el gobierno saliente empleaba para justificar ese enorme aeropuerto no cuadraban. Para todas las grandes obras de infraestructura en este país y en casi todo el mundo, se utilizan números muy inflados.

No es cierto que por solamente construir un aeropuerto más grande, por arte de magia iban a llegar decenas de millones más de turistas y de hombres de negocios. Al final íbamos a tener un aeropuerto subutilizado, pero muy costoso de mantener; y todo eso aparte de los cientos de miles de millones de pesos que iba a costar arriba de lo presupuestado.

El aeropuerto de Toluca tiene capacidad para atender a 8 millones de pasajeros al año, y actualmente atiende mucho menos de un millón. Por eso, se puede afirmar que aún sin Santa Lucía, solamente con el aeropuerto actual, más el de Toluca, hay capacidad para los próximos 6 u 8 años.

Como siempre los políticos pensaron en una solución costosa y después generaron el problema. Me explico:

Paso 1. Pensaron en el gran negocio que era para ellos y sus cuates empresarios construir un mega aeropuerto.

Paso 2. Tenían que saturar el actual aeropuerto de la CDMX para justificar el nuevo.

Paso 3. Dejar de utilizar el recién remodelado aeropuerto de Toluca para saturar el de la CDMX.

Paso 4. Fingir que no existía Toluca, aunque es un aeropuerto muy cómodo y cercano para los viajeros del nor-poniente de la CDMX.

Paso 5. Iniciar la construcción del nuevo aeropuerto y hacerse más ricos.

Sólo que esta vez, no les salió, no contaban con el triunfo aplastante de AMLO, ni con su nivel de aprobación y apoyo. Ojalá estos políticos y empresarios que se han enriquecido al amparo del poder no tengan más suerte para la próxima.

Edición 698 (26 de octubre de 2018)

La Caravana Migrante. Clasismo y xenofobia.

En estos días, podemos encontrar en nuestras redes sociales que hay muchos mexicanos que se lamentan, se indignan o por lo menos, se preocupan porque el gobierno actual permitió el paso a la caravana migrante; o porque AMLO les haya “ofrecido” oportunidades de trabajo.

En estas tierras el racismo, el clasismo y la xenofobia, son desafortunadamente una constante en nuestra historia. Los aztecas se consideraban superiores a los pueblos que avasallaban, y por ello sin la menor empatía, esclavizaban y sacrificaban a los jóvenes y mujeres de esos pueblos conquistados e “inferiores”. En la época colonial imperó un sistema de castas, donde marcaba una enorme diferencia en cuanto a derechos y oportunidades el ser peninsular o criollo, o mestizo, o indígena, etcétera.

En el México de hoy, la absurda e injusta distribución de la riqueza ha hecho que crezcan divisiones, rencores y resentimientos entre los habitantes de nuestro país.

Muchos creen, y a veces puede ser cierto, que en México, el tono de piel y los rasgos físicos puede marcar una diferencia en cuanto a oportunidades, y a veces pareciera que es muy cierto; por ejemplo en varias empresas parece que los mejores empleos están reservados para quienes tienen más rasgos de “español” que de “indígena”. Por ello hay quienes ahora hacen referencia al describir a alguien como de “tez humilde”. Inclusive todos conocemos el dicho “como te ven te tratan”, y desafortunadamente puede ser muy real.

Pero ahora, a nuestro ya de por sí poco reconocido, pero muy real clasismo (con una dosis de racismo), debemos agregarle la xenofobia de muchos. Esa fobia queda de manifiesto con el temor, o el coraje que muchos expresan porque los migrantes centroamericanos se pudieran quedar en “nuestro” México, y “tomarán” “nuestros” empleos.

O sea, que a demás de todo somos muy hipócritas, porque muchos mexicanos desearían unirse a los millones de compatriotas que ya han migrado a los Estados Unidos y hacen su vida allá, y también “toman” los empleos y oportunidades que ofrece ese país; pero al mismo tiempo se quejan de que los migrantes centroamericanos vengan a México, y en todo caso, les conceden que vengan pero “nada más de pasadita”, hacia otro destino más al norte, porque aquí no hay oportunidades para ellos.

Efectivamente en nuestro país, la cosa no está fácil, pero los mexicanos hemos mostrado ser muy generosos, solidarios y empáticos, inclusive con los extranjeros. En el siglo pasado muchos españoles, argentinos, chilenos, libaneses y judíos migraron a México cuando las condiciones políticas y sociales de su patria se volvieron terribles por gobiernos dictatoriales o por la violencia.

La caravana migrante está integrada por personas sencillas y trabajadoras, por agricultores, por artesanos, y muchos de ellos vienen en familia, buscando las oportunidades que sus países les han negado, muchos huyen de la violencia que es mucho peor que la que padecemos en México.

¿No podemos tenderles la mano? Ya sea que decidan quedarse o vengan sólo de paso, podemos y deberíamos ser humanitarios, solidarios, empáticos y generosos, o por lo menos no ser críticos, ni clasistas, racistas y xenófobos con aquellos que como todos nosotros buscan y luchan por mejores condiciones de vida para sus familias.

 

Edición 697 (19 de octubre de 2018)

Asesores y baches

En un portal de noticias de Izcalli se publicó hace algunas semanas, una lista detallada de 127 asesores que cobran en la nómina de Cuautitlán Izcalli. No queda claro por qué estos asesores son necesarios, pero 127 asesores es, a simple vista, una exageración; y más, cuando uno revisa los nombres de los asesores y surge la hipótesis de que como siempre, son sólamente “cuotas para los cuates”.

Estos 127 asesores nos cuestan a los ciudadanos más de 30 millones de pesos al año, sin considerar prestaciones, o bonos, o viáticos, o gastos que se les reembolsen. Pero partamos de esta base de 30 millones de pesos al año, que sumados los tres años de gobierno de Víctor Estrada, suman entonces 90 millones de pesos.

¿Para qué alcanzan 90 millones de pesos bien empleados? Según costos paramétricos de la Secretaría de Hacienda (SHCP), pavimentar una vialidad secundaria con concreto asfáltico de 12 cm. de espesor, con base estabilizadora de cemento de 15 cm. tiene un costo menor a 500 pesos por metro cuadrado. Entonces sólamente con lo que se desembolsó en asesores, el gobierno de Cuautitlán Izcalli pudo haber pavimentado 180 mil metros cuadrados de vialidades secundarias; esto significa más de 22 km. en una vialidad de 8 metros de ancho.

Así que pensemos, ¿Qué avenidas se pudieron pavimentar con el gasto absurdo y ridículo para pagar 127 asesores? Por alguna razón, el gobierno saliente pensó que era más importante tener muchos, muchísimos asesores (buenos para nada la mayoría, seguramente) y que no era tan urgente o necesario pavimentar las avenidas de nuestro damnificado municipio.

En una columna pasada (“Una propuesta para Ricardo Núñez Ayala”) revisamos también la absurda nómina del municipio, con muchas direcciones y departamentos que realmente no son necesarios, y por lo tanto, con muchos directores y jefes de departamento que tampoco necesita el municipio.

No es descabellado pensar que el próximo presidente municipal podría ahorrar, si se lo propone, algunos cientos de millones en los próximos tres años si tan sólo ajusta la abultada nómina, disminuyendo asesores, directores y jefes de departamento. Ese ahorro se puede traducir en decenas de kilómetros de avenidas pavimentadas.

¿Cuál será la prioridad para Ricardo Núñez Ayala? ¿Pagar asesores (y mucho personal de “confianza”) o atender las demandas ciudadanas? ¿Ricardo Núñez tendrá que pagar también “cuotas para los cuates”? ¿Llega con las manos atadas?. Lo sabremos pronto.

Edición 696 (12 de octubre de 2018)

El asesino serial de Ecatepec, las lecciones

Ha sido noticia la detención de quien podría ser el peor asesino serial en la historia de nuestro país. Todos sabemos que este feminicida despiadado asesinó a por lo menos diez mujeres, aunque podrían ser más de veinte.

Este terrible caso nos da algunas lecciones. La primera, que los crímenes se pueden resolver y también se pueden prevenir con un trabajo de investigación, y que esa labor de investigación a la larga arroja mejores resultados que más policías en la calle para prevenir los delitos.

Al “monstruo de Ecatepec” no lo atraparon policías en labores de seguridad pública y prevención del delito, fue atrapado por elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México que efectuaban labores de investigación por la desaparición de tres mujeres. Este trabajo de investigación incluyó el verificar las llamadas que las últimas víctimas habían realizado desde sus celulares, y así encontraron que tenían un denominador común: todas se habían comunicado con la misma persona en los días previos a su desaparición.

La segunda lección es que se necesita una Fiscalía más robusta, con más elementos, más fiscales, más ministerios públicos, más policías investigadores, más espacios, más vehículos, en fin, más recursos humanos y materiales. La investigación que llevó a la detención del asesino de Ecatepec, se pudo llevar a cabo años atrás, y se habrían prevenido varios feminicidios, pero los recursos son insuficientes y no se pueden investigar adecuadamente todos los delitos que se cometen. Cuando hay insuficiencia de recursos es mejor invertir en más ministerios públicos y policías de investigación que en elementos de seguridad pública; es cierto que se necesitan más recursos para la seguridad pública, para los policías que patrullan la ciudad, pero en realidad, se necesitan más investigadores.

Una tercera e importante lección, es que muchos de los terribles crímenes que se cometen no son perpetrados por el crimen organizado, muchos delitos se cometen por delincuentes de bajo perfil, que literalmente viven entre nosotros como otro vecino más. Estos criminales dejan huellas fáciles de rastrear; si las fiscalías se lo proponen pueden atrapar a más delincuentes de aquellos que no están en las filas de las grandes y bien organizadas mafias.

Otra lección es que atrapar a estos delincuentes de bajo perfil, que no están en las listas de delincuentes famosos, de los criminales “más buscados”, también es muy mediático, tanto o más que atrapar a “operadores” del crimen organizado. En estos tiempos en que a los políticos y gobernantes les importa mucho su imagen y aparecer en medios dando “resultados”, puede serles redituable detener criminales comunes, asesinos, por supuesto, pero también a los que están asolando a la ciudadanía en el transporte público, a los dedicados al robo de vehículos, etc.; esto bien manejado puede ser muy mediático también.

En fin, ojalá que aprendamos algo de la detención del “monstruo de Ecatepec”, para que estos crímenes no se repitan.

Edición 695 (5 de octubre de 2018)

¿Qué hacer con los laudos? 

2ª parte

 

En la columna pasada revisamos el tremendo y terrible problema que enfrentan varios municipios, por los laudos laborales que están obligados a pagar, entre ellos Cuautitlán Izcalli. Estos pasivos sangran la Hacienda municipal, y esta es una de las razones por las que tenemos un municipio en ruinas.

Sabemos que estos pasivos laborales preocupan al futuro presidente de nuestro municipio. Suponemos que la próxima administración ha estudiado el problema, pero como hasta ahora Ricardo Núñez no ha hecho ningún pronunciamiento específico, aquí va una sugerencia.

Todos conocemos el clásico dicho de “debo no niego, pago no tengo”; esta estrategia de no tener recursos con los que se puedan cobrar los ahora “millonarios extrabajadores” debe de explorarse desde una perspectiva seria. ¿Cómo impedir que los supuestos extabajadores embarguen millones y millones de pesos de las arcas municipales? ¿Cómo evitar que una camarilla de sinverguenzas se enriquezca mientras nuestro municipio se deteriora por falta de recursos? Una manera es a través de la constitución de fideicomisos.

El artículo 107 de la Constitución establece que los municipios adminsitrarán libremente su Hacienda, y que los recursos podrán ser ejercidos directamente por los ayuntamientos “o por quien ellos autoricen”. Y los artículos 123 y 124 de la Ley Orgánica Municipal permiten que los ayuntamientos aporten recursos de su propiedad en la integración de fideicomisos, los cuales serán supervisados y evaluados por los órganos de control municipales.

Una vez que los recursos se encuentran en un fideicomiso, ya no pueden ser embargados por adeudos que tenga el municipio con sus trabajadores o con alguien más, porque el patrimonio de los fideicomisos es un patrimonio “propio”.

Un ejemplo de fideicomiso fue el que se denominó en su momento “Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal”. Con este fideicomiso se construyó el segundo piso del periférico, el gratuito, el de AMLO.

Imaginemos un “Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vialidades de Cuautitlan Izcalli”; un fideicomiso con recursos exclusivos para reencarpetar nuestras “calles y avenidas” que ahora parecen de terracería. Y así podemos imaginar varios más, como un “Fideicomiso para el mejoramiento y mantenimiento de parques públicos de Izcalli”.

Otra gran ventaja de estos fideicomisos, además de que los recursos no pueden ser embargados, es que ya son recursos etiquetados, es decir, tienen un propósito claramente establecido. Y proporcionan autonomía de gestión, en otras palabras, menos burocracia, menos personas tentadas a echar mano de esos dineros.

Estos fideicomisos se vuelven entes especializados que se encargan única y exclusivamente de la contratación, administración, supervisión y seguimiento de los proyectos encomendados, traduciéndose en una mayor eficacia y eficiencia en el proceso de administración, supervisión y ejecución de los mismos.

Así que aquí una idea, para que no embarguen los recursos que tanto necesita nuestro municipio y para que se administren de una manera más ágil y eficiente, y sus recursos se destinen a los proyectos que urgentemente requiere nuestro damnificado municipio.

Esperamos que pronto el presidente electo se pronuncie respecto de esta “papa caliente” que son las órdenes de ejecución y embargo que pesan contra el municipio de Cuautitlan Izcalli, ¿Qué va a hacer Ricardo Núñez?

Edición 694 (28 de septiembre de 2018)

¿Qué hacer con los laudos? 

1ª parte

Los presidentes municipales entrantes en la zona conurbada del Estado de México van a recibir prácticamente en la bancarrota la Tesorería de sus municipios. Lo poco que queda en las arcas, todo se adeuda.

Lo más preocupante es el origen de esas deudas, en su mayoría se trata de pasivos laborales, de laudos dictados por las Juntas de Conciliación y Arbitraje, y que fueron confirmados por Tribunales Colegiados Federales.

Estos multimillonarios adeudos son producto de un esquema diseñado para vaciar “legalmente” los recursos municipales. Fueron ideados por las pasadas administraciones panistas y replicados luego, aunque en menor grado por las priístas. No por nada, dos de los municipios que más adeudan por laudos laborales son Naucalpan y Cuautitlán Izcalli, y derivan de juicios iniciados en administraciones del PAN.

En Izcalli son cientos de millones de pesos los que hay que pagar a un puñado de supuestos “ex trabajadores”, en otros municipios como Naucalpan, la suma rebasa los mil millones de pesos.

Es decir, no tenemos repavimentación, ni recursos para seguridad pública, ni para nada, porque algunos “ex trabajadores” tienen resoluciones firmes e inatacables en las que se condena al municipio a pagarles hasta decenas de millones de pesos a cada uno.

Este fue un problema que se ha ido heredando administración tras administración; fue una papa caliente que le estalló a nuestro actual presidente municipal, Víctor Estrada, pero que va a terminar de reventar en los próximos meses, ya en la administración de Ricardo Núñez.

Por supuesto que esta bomba no se armó de casualidad, había esquemas muy bien diseñados, en complicidad con las administraciones municipales. Cualquiera de esos trabajadores a los que hoy se les adeudan decenas de millones de pesos habría recibido gustoso una liquidación de unos cientos de miles de pesos en su momento; pero no era eso lo que querían, nunca se trató de recibir una liquidación justa y ya. El esquema se diseño para que esos juicios se alargaran y alargaran, sin presentar una adecuada defensa por parte de los municipios, hasta que los adeudos fueron primero, de cientos de miles de pesos, después de algunos millones, luego decenas de millones, sí, decenas de millones para algunos trabajadores.

¿Por qué cientos de miles de ciudadanos debemos de padecer el deterioro de nuestras calles, parques, luminarias, etc. para que unos cuantos “ex trabajadores” se hagan millonarios, solo por esperar sentados muchos años. ¿Por qué deberíamos de pagarles años y años de super sueldos cuando ya ni siquiera trabajaban?

¿Quiénes están detrás de todo esto? ¿Quiénes fueron cómplices de este gran fraude? ¿Quiénes lo solaparon? ¿Quiénes en realidad van a recibir estos millones?

Nuestro presidente electo es abogado, en una columna anterior hablábamos de que se desempeñó como secretario de Estudio y Cuenta en un Tribunal Colegiado del Poder Judicial de la Federación, suponemos que ya tiene varias ideas de cómo enfrentar este problema; sin embargo, en la próxima columna daremos unas sugerencias.

Edición 693 (21 de septiembre de 2018)

Lo urgente no deja tiempo para lo importante

Desde niño me gustaba mucho leer las historietas de Mafalda. Su autor, Quino, nos ha legado muchas frases sencillas en boca de esa niña de seis años, que nos deben de mover a reflexionar un poco.

Hay una que recuerdo en particular; Mafalda va caminando por la calle y se encuentra a varios trabajadores que han perforado la banqueta y los ve ocupados, buscando algo, los observa con atención y entonces les pregunta muy interesada: “¿Qué buscan? ¿La felicidad?” Entonces uno de los trabajadores, algo ocupado y preocupado, le contesta: “No nena, una fuga de gas”, así que Mafalda se retira caminando y reflexiona: “COMO SIEMPRE, LO URGENTE NO DEJA TIEMPO PARA LO IMPORTANTE”.

Esta es una frase perfecta para meditar a qué debemos dedicar nuestro esfuerzo y tiempo en este mundo hiperconectado y estresado en el que vivimos hoy. ¿Qué estamos atendiendo cada día? ¿Solamente pensamos en lo urgente o también vemos lo importante? Podríamos preguntarnos también ¿sabemos distinguir entre qué es sólamente urgente y lo qué es en realidad importante? ¿Estamos sólamente buscando “las fugas de gas” o también dedicamos tiempo a buscar nuestra felicidad?

Hay otra que me gusta, con otros de los personajes de Mafalda; Miguelito observa con atención a Felipe quien está haciendo muchas mediciones para hacer un avioncito de papel, entonces intrigado Miguelito le pregunta: -¿Por qué tantas mediciones Felipe? -Porque quiero que me salga bien este avión, le responde Felipe. Y luego de manera simple, Miguelito dice: YO LO QUE QUIERO QUE ME SALGA BIEN ES LA VIDA.

¿A poco no es una frase para reflexionar? ¿Estamos sólamente preocupados por que las cosas salgan bien en el trabajo? ¿Sólo nos interesa que nosotros o nuestros hijos tengan las mejores calificaciones? ¿Qué es lo que queremos que nos salga bien? Conviene tomar la actitud de Miguelito, él siempre vivía sin preocuparse demasiado, sobre todo porque veía que muchas cosas que a otros preocupaban no eran en realidad tan importantes.

Finalmente van algunas frases útiles para nosotros y para los futuros encargados del gobierno:

“¿Y SI ANTES DE HACER LO QUE TENEMOS QUE HACER, EMPEZAMOS POR LO QUE TENDRÍAMOS QUE HABER HECHO?”

“¿Y SI EN VEZ DE PLANEAR TANTO VOLÁRAMOS UN POCO MÁS ALTO?”

“NO ES CUESTIÓN DE ROMPER LAS ESTRUCTURAS, SINO DE SABER QUÉ HACER CON LOS PEDAZOS”

En fin, siempre es bueno dedicar algo de tiempo simplemente a reflexionar, y olvidarnos de tanta cosa que nos ocupa y nos abruma; un último consejo, también de Mafalda:

COMIENZA EL DÍA CON UNA SONRISA, VERÁS LO DIVERTIDO QUE ES IR POR AHÍ DESENTONANDO CON TODO EL MUNDO.

Edición 692 (14 de septiembre de 2018)

Los 15 seleccionados; Izcalli, entre ellos

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador seleccionó 15 municipios en los que va a arrancar su Programa de Mejoramiento Urbano. Eligió 5 ciudades fronterizas, 5 ciudades de playa con vocación netamente turística, y 5 ciudades (municipios) del Estado de México que forman parte de la megalópolis.

Fue una sorpresa para mí que seleccionaran Cuautitlán Izcalli. ¿Por qué entre tantos municipios seleccionaron a estos 15 a nivel nacional? ¿Qué tan mal andaremos que seleccionaron nuestro municipio? La “buena noticia” es que andamos tan mal que nos ganamos atención prioritaria; como cuando en un hospital dicen “atiendan primero a los que se están muriendo”.

Los municipios seleccionados fueron: San Luis Río Colorado, Tijuana, Matamoros, Acuña y Juárez, (los 5 fronterizos); Acapulco, Los Cabos, Bahía de Banderas, Puerto Vallarta, y Solidaridad (los 5 de playas); y Nicolás Romero, Chimalhuacán, Texcoco, Chalco y Cuautitlán Izcalli, (los 5 del Estado de México).

¿Qué va a pasar en estos municipios? Poco sabemos. En primer lugar se dice que van a destinar 10 mil millones de pesos para estas ciudades, o sea, en promedio más de 650 millones por municipio. ¿En que se van a gastar? No lo tienen claro aún.

Lo único que no saben es qué hacer con ese dinero, al menos no por el momento; en palabras del gobernador Alfredo del Mazo: “Se va a trabajar en hacer algunos estudios primero; estudios resolutivos, para que se puedan incluir en el presupuesto del año que entra las acciones que se vayan a llevar a cabo en esas zonas. Todavía no hay un monto de inversión definido, primero los estudios y a partir de ahí, ya en la presentación del presupuesto, irán ellos planteando…”.

Así que a esperar los estudios, tendrán que hacerse pronto, muy pronto, porque deben de incluir los proyectos y los montos de inversión para el próximo presupuesto.

Dicen que en la elaboración de los proyectos van a participar universidades, entre ellas la UNAM y el IPN, veremos si es cierto, porque la encomienda que dicen tendrán las universidades es detectar las necesidades básicas, proponer en dónde invertir para la mejora de servicios públicos, en la recuperación de espacios públicos, incluso en movilidad. Por eso digo que nos incluyeron porque vieron que mal andamos.

Según el próximo secretario de Desarrollo Territorial y Urbano, las acciones van encaminadas a que, al concluir el primer año, se hayan atendido de forma adecuada aquellas zonas con mayores carencias y rezagos en temas de vivienda, equipamiento público, movilidad y servicios básicos que requiere la población de estos 15 municipios. ¿Entonces no van a atender todo el municipio, sino sólo sus zonas de mayores carencias?

El futuro secretario dejó ver, cómo seleccionaron estos municipios; indicó que se priorizaron aquellos municipios con carencias en infraestructura urbana básica, equipamiento, espacios públicos, y con altos índices de inseguridad.

Insisto, vieron que andamos muy mal… y cómo no vamos a ser un municipio quebrado, si entre los gobiernos de Alejandra del Moral y Karim Carvallo saquearon los presupuestos, y todavía hay que seguir pagando las deudas y los laudos que dejaron por pagar.

Bueno, veremos… tal vez el próximo Presidente, (sí es el próximo…Peña no se ha ido, aunque parezca que ya gobierna AMLO), se quiere lucir con estos 15 municipios… para dejar de ser un municipio saqueado y olvidado.

 

Edición 691 (7 de septiembre de 2018)

Una propuesta para Ricardo Núñez Ayala

El presidente municipal electo Ricardo Núñez Ayala se ha dado a la tarea de reunirse con vecinos de diferentes colonias para escuchar sus propuestas y también conocer su problemática. En ese espíritu de dar a conocer problemas y hacer sugerencias, este columnista da una sencilla propuesta: Disminuir Direcciones y Departamentos en el Gobierno.

¿Realmente nuestro municipio necesita tantos directores y jefes de departamento?.

Hay áreas que ni siquiera imaginamos que existen; muchas funciones duplicadas y, muy seguramente, algunos (o muchos) aviadores, además de que no sabemos si esas Direcciones y Jefaturas están ocupadas por personas capaces y especializadas en esos temas.

A manera de ejemplo, pregunto ¿Sabían que en Izcalli existen las siguientes áreas? “Departamento de Vinculación Internacional”… parece que Izcalli es más global de lo que yo creía… Departamento de turismo cultural… ¿que harán ahí?.

Tenemos el Instituto Municipal del Deporte y existe una Coordinación de Cultura Física, con unidades como la de “Activación física y recreación”; o la de “Alto rendimiento y deporte adaptado”, la de “Deporte popular” y una de “Deporte escolar y municipal”. No suena nada mal esta Coordinación de Cultura Física, pero tiene varios funcionarios trabajando en todas sus unidades, y la pregunta es: ¿Qué hicieron?.

Con tantos funcionarios a cargo del deporte, y seguramente muchas funciones duplicadas, yo imaginaría varios torneos municipales y escolares, muchos equipos entrenando, programas deportivos, etcétera, etcétera; pero vimos unos cuantos torneos, sencillos en su organización, y muy de vez en cuando. No lo entiendo, ya que también hay unidades de proyectos deportivos y de promoción deportiva. Muchos, muchos funcionarios, y pocos, pocos resultados. ¿Y si en lugar de tantos funcionarios para promover el deporte se hubieran invertido recursos en más áreas deportivas en nuestras comunidades?.

También tenemos un “Instituto Municipal para la Igualdad y el Empoderamiento entre Mujeres y Hombres”. No suena tan mal, pero ¿Qué acciones concretas o resultados hemos visto?.

Existe también una Dirección de Desarrollo Humano y una Dirección de Desarrollo Social ¿Se necesitan ambas direcciones? ¿No se duplican funciones? ¿No son muchos funcionarios? ¿Hemos visto acciones concretas? ¿Qué resultados nos han dado?.

En cualquier empresa competitiva, cuando un trabajador no da resultados concretos, se prescinde de sus servicios; cuando hay duplicidad de funciones, se elimina un puesto; cuando hay que contratar a alguien, se busca una persona con el perfil adecuado.

Lamentablemente los gobiernos municipales se caracterizan por ser un botín de unos cuantos; se inventan puestos, con nombres interesantes para justificarlos, pero en realidad son solamente para que los amigos o los amigos de los amigos puedan vivir del presupuesto, o inclusive para pagar “facturas” por favores recibidos.

Esperamos que Ricardo Núñez observe que en el organigrama del municipio hay muchas áreas con funciones duplicadas, o inclusive, áreas innecesarias, y que muchos funcionarios sólo trabajan de vez en cuando y simulan dar resultados. Debemos exigir que nuestro próximo gobierno municipal administre mejor, que haga más, pero con menos nómina, y que se liberen entonces recursos que son tan necesarios para tantas obras pendientes.

Edición 690 (31 de agosto de 2018)

¿Quién es Ricardo Núñez Ayala? 

De Ricardo Núñez Ayala sabemos muy poco. Y es muy poco lo que él nos dice acerca de su trayectoria o biografía. Pudo ganar cómodamente la presidencia municipal, sin que los izcallenses se preocuparan por conocer su capacidad o experiencia. Ricardo fue beneficiario del efecto López Obrador, como muchos otros presidentes municipales y legisladores.

Pero ahora que le corresponde la delicada tarea de ocupar la presidencia municipal, sería interesante que nos dejara conocerlo un poco más.

Lo poco que sabemos de él es que es originario de este municipio, y que es abogado desde hace más de 25 años, egresado de la ENEP Acatlán, es decir, de la UNAM. Y sabemos que se desempeñó por más de 15 años como secretario de Estudio y Cuenta en Juzgados de Distrito y en Tribunales Colegiados de Circuito.

Este último dato es muy interesante, ya que no pocos izcallenses recibimos en nuestras redes sociales, en tiempos de campaña que hoy parecen muy lejanos, un video en el que se trataba de comparar a Ricardo Núñez con Sammy, a quien Eugenio Derbez hiciera famoso en todo el país. En este video, parte de una guerra sucia seguramente, se trataba de comparar como Ricardo Nuñez se expresaba y respondía preguntas con el mismo estilo que caracterizaba a Sammy.

Por eso digo, que el dato de que Ricardo Núñez se desempeñó como secretario de Estudio y Cuenta es muy interesante. Como abogado postulante, especialista en amparo, he tenido la oportunidad de tratar con muchos secretarios de Estudio y Cuenta.

¿Qué hacen ellos? ¿A qué se dedican? Bueno, ellos son quienes redactan los proyectos de sentencia y las resoluciones de los Juzgados y Tribunales del Poder Judicial de la Federación.

No he conocido un solo secretario “proyectista”, como nos referimos a ellos comúnmente, que no tenga una excelente capacidad de redactar, de analizar, de explicar y de expresarse. La labor de estos servidores del Poder Judicial Federal es muy delicada, ya que elaboran los proyectos, que revisan los Jueces y Magistrados, que finalmente se convierten en sentencias, muchas de ellas sentencias de última instancia, inatacables, en las que se deciden y se juegan muchas cosas.

Luego entonces, un secretario de Estudio y Cuenta tiene como labor analizar, emitir recomendaciones a sus superiores, comentar los asuntos con los Magistrados, ayudarles a tomar decisiones, y una vez que han determinado Magistrados o Jueces en qué sentido resolver un asunto, la responsabilidad del proyectista, es elaborar proyectos que pueden ser de decenas o cientos de páginas.

Por ello me intriga el video que me enviaron hace algunos meses, primero me preocupó pensar que Ricardo Núñez era una persona muy limitada al articular una respuesta, o para realizar un análisis; pero luego me informaron, y verifiqué, que Ricardo Núñez Ayala se desempeñó como secretario de Estudio y Cuenta por más de 15 años, y entonces ya no entendí nada.

Repito, he tenido la oportunidad de tratar a muchos secretarios proyectistas (por supuesto me refiero a mujeres y hombres), y he tenido con ellos interesantes conversaciones y todos han demostrado alta técnica jurídica y profesionalismo, una profunda capacidad de análisis y crítica, y me queda claro que su trabajo implica expresar con mucha claridad sus consideraciones.

Entonces, ¿Quién es el verdadero Ricardo Núñez? ¿Es quien nos quisieron vender como “el Sammy de Izcalli”? o ¿Es más bien un profesional del Derecho, con alta capacidad técnica y profesional como todo secretario de Estudio y Cuenta de un Tribunal Colegiado de Circuito? No lo sé… sigo intrigado…ojalá nos permita a todos conocerlo más y espero no nos llevemos una desagradable sorpresa.

Edición 689 (24 de agosto de 2018)

¿Quién va a acompañar a Ricardo Núñez? 

El municipio de Cuautitlán Izcalli, el sexto más poblado en el Estado de México, con más de medio millón de habitantes, es por supuesto un lugar complejo para gobernar y administrar. No es tarea fácil y de ninguna manera puede ser tarea de un solo hombre.

En nuestro municipio sobran servidores públicos, hay demasiadas direcciones, y una cantidad exagerada y ridícula de jefes de departamentos; sin embargo, con esta muy abultada nómina, no hay eficiencia y por lo tanto no se han dado buenos resultados; lo cual la ciudadanía lo ha cobrado en las urnas.

Es evidente que el problema entonces radica en el perfil, la experiencia y las capacidades de los servidores públicos, a quienes o no les interesa, o no saben, o no pueden administrar eficazmente, y mucho menos, resolver la problemática del municipio.

Tarde o temprano las buenas intenciones que pueda tener un servidor público, inclusive el alcalde, se pierden en las malas mañas, y en la torpeza e ineficiencia de quienes conforman su equipo.

Quien da la cara por los errores y malos resultados de un equipo es siempre el líder, en este caso el presidente municipal, a él le toca pagar los platos rotos. Esto tiene mucho sentido, ya que él es directamente responsable de elegir a quienes conformarán su equipo y serán sus colaboradores más cercanos. Por ello los malos resultados de la presidencia, de las direcciones y de los departamentos son responsabilidad de su jefe máximo, el presidente municipal, porque él los eligió.

Una labor de máxima prioridad para cualquier gobernante, o para cualquier alto directivo o ejecutivo en una empresa, es saber conformar un buen equipo de trabajo; uno que responda a su jefe, no a otros intereses; un equipo que entregue buenos resultados, que al final serán resultados atribuibles a su líder, simplemente porque él, como líder eligió un buen equipo.

Sin embargo, el presidente municipal electo, nada ha dicho respecto a su equipo. No sabemos si va a disminuir el excesivo gasto en nómina. ¿Habrá menos direcciones? ¿Menos departamentos? ¿Por lo menos habrá analizado el actual organigrama?

¿Ha pensado en ello? No lo sabemos, nada ha dicho al respecto. Sabemos que admira al futuro presidente de la República, sabemos que quiere imitar a López Obrador, lo ha dejado ver en las pocas entrevistas que concede, y podemos ver que está más que entusiasmado con lograr tantos resultados como los que AMLO promete.

Andrés Manuel, como presidente electo, “un día sí y otro también”, anuncia miembros de su gabinete, nos dice quiénes serán sus colaboradores; nos informa de proyectos muy concretos, y comunica quienes serán responsables de llevarlos a cabo. Inclusive anuncia cambios en la administración pública federal, una drástica reducción en la nómina, tanto en personal de confianza, como en los sueldos y prestaciones de los que se quedan, todos hemos escuchado algo al respecto.

En cambio, Ricardo Núñez Ayala, como presidente electo de nuestro complejo municipio, no ha dado a conocer ningún proyecto específico, ni mucho menos ha informado a la ciudadanía quiénes serán las mujeres y hombre en los puestos claves de la administración; tampoco sabemos si planea reorganizar la administración municipal, haciéndola menos costosa pero más eficiente. No estamos enterados si tiene pensado disminuir los excesivos sueldos, y si va a atacar el terrible problema de los “aviadores”.

Nada sabemos de los planes del futuro máximo jefe del municipio. ¿Sabrá conformar un buen equipo? ¿Entiende lo delicada que es esa tarea? ¿Dedica “desde ya” tiempo a analizar como reorganizar la administración municipal? ¿Tiene nombres en mente para los puestos clave, y también para los mandos medios? ¿Entiende que él y su partido pagarán los platos rotos si los funcionarios públicos que sólo él debería elegir no entregan buenos resultados? ¿Se va a arriesgar a que otros le hagan el trabajo de conformar su equipo? ¿Entiende los riesgos de un mal equipo? ¿Evitará una repartición de puestos en base a “cuotas y cuates”?

En fin, muchas preguntas sin respuesta, esperamos que muy pronto Ricardo Núñez Ayala, de muestras de que entiende la necesidad de conformar un equipo a la altura de los retos que implica administrar este municipio.

Como ciudadanos tenemos derecho a conocer desde ahora los nombres de esos futuros funcionarios; ¿por qué Ricardo no sigue el ejemplo de su muy admirado López Obrador?

 

Edición 688 (17 de agosto de 2018)

¿Cómo prevenir el delito en el Estado?

En el primer semestre de este año no se notó ninguna disminución significativa en las cifras de los delitos que se cometen cada día en nuestra entidad, aunque tampoco, se ve un aumento.

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a junio se cometieron 1 mil 418 homicidios, sin embargo, de esta cifra hay que descontar los homicidios culposos o no intencionales; básicamente aquellos que derivaron de un accidente de tránsito, que fueron 305; es decir, hay más de 1 mil víctimas de un homicidio intencional en este primer semestre.

En cuanto a secuestros, se registraron 79 en esta primera mitad del año; unos 13 cada mes.

Lo que puede resultar interesante es ver la tendencia en lo que va del año; por ejemplo, en enero se cometieron 191 homicidios dolosos y en junio fueron 184, es decir, disminuyeron sólo un 4 por ciento. Y hablando de secuestros, tuvimos 14 en enero y 13 en junio, básicamente esta cifra no se mueve.

El robo de vehículos presenta una mejoría, ya que en enero fueron 4 mil 214 los vehículos robados, y en junio, la cifra se redujo “sólamente” a 3 mil 807 unidades, pasamos de 136 vehículos cada día, a 126 automóviles robados por día. Por supuesto, que sigue siendo una cifra alarmante, pero se ve una leve tendencia a la baja.

Nadie se atreve a negar que la inseguridad en nuestro estado es cosa de miedo y de preocupación, pero parece que la tendencia marca que ya alcanzamos un pico, y por lo menos, ya nos estacionamos; muy arriba, pero estacionados, porque hasta el año pasado las cifras que reflejan la inseguridad, parecían ir de subida sin control mes a mes.

Pero preocupa más, que no hemos visto acciones concretas del gobierno del Estado para combatir la delincuencia. El gobierno parece ausente, o por lo menos sin políticas claras para regresar a niveles aceptables de seguridad, es decir, a los niveles que estábamos hace unos diez años.

Esta semana se llevó a cabo en el Estado de México el “1er Congreso Internacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia”, con el cual afirma el gobierno del Estado de México da inicio a una serie de trabajos para diseñar estrategias de la mano con la comunidad y los diferentes sectores ciudadanos para rescatar espacios públicos, para diseñar políticas que permitan una mejor convivencia y trabajar en la prevención del delito y la violencia.

Ha pasado un año de que arrancó el nuevo gobierno, y hasta ahora están pensando en diseñar estrategias para prevenir el delito. Bueno, no seamos tan pesimistas y esperemos que esas estrategias sean una realidad y podremos decir, que es mejor tarde que nunca; pero por ahora, vivimos una realidad alarmante.

Edición 687 (10 de agosto de 2018)

* ¿Qué pasará con el Lago de Guadalupe?

El Lago de Guadalupe (cuyo nombre oficial es “Santuario del Agua y Forestal Presa Guadalupe”) es considerado un parque estatal del Estado de México desde el año 2004.

Según el Código para la Biodiversidad del Estado de México, un parque estatal es un área natural protegida a nivel estatal de una representación biogeográfica que comprende uno o más ecosistemas que tiene importancia por su belleza escénica, su valor científico, educativo, de recreo, su valor histórico y por la existencia de flora y fauna, por su aptitud para el desarrollo del turismo sostenible, o bien, por otras razones de interés general.

Además, sigue indicando el código, en los parques estatales sólo podrá permitirse la realización de actividades relacionadas con la protección de sus elementos naturales, el incremento de su flora y fauna, y en general con la preservación de los ecosistemas y de sus elementos, así como actividades de investigación, recreación, turismo, cultura y educación ambiental, previa autorización de la autoridad competente.

Desafortunadamente lo que establece este Código para la Biodiversidad es letra muerta, y son simples buenos deseos, ya que ni el Código ni su reglamento indican cómo se deberán de preservar estos parques, ni mucho menos como lograr que cumplan con esos propósitos.

Sabemos que la CAEM (Comisión Estatal de Aguas del Estado de México) anunció e inició un ambicioso proyecto de saneamiento y rehabilitación de este importantísimo cuerpo de agua y sus alrededores.

Sin embargo, desde hace más de un año, coincidentemente desde el cambio de gobierno estatal, la CAEM ha sido omisa en informar sus avances en este proyecto; todo parece indicar que, o no es prioridad o, de plano, este valioso proyecto se ha abandonado.

Los vecinos de este municipio sabemos que este lago es en realidad una presa de aguas negras, sabemos que han muerto todos sus peces y muchas aves que emigraban año con año han dejado de llegar.

Es lamentable comparar nuestro Lago de Guadalupe con otros semejantes en otras entidades o aún en nuestro estado, por ejemplo, podríamos compararlo con la Laguna de Tequesquitengo, o con el Lago de Valle de Bravo. En ambos casos, estos cuerpos de agua son un atractivo turístico que impulsa notablemente la economía de esos municipios, además de que por ese atractivo y su importancia económica se conservan razonablemente limpios, ya que obviamente no reciben descargas de aguas negras.

¿Qué impide que nuestro Lago de Guadalupe se convierta en una reserva de agua limpia y además en un atractivo turístico? Básicamente la indolencia de nuestras autoridades, en los tres niveles de gobierno, pero en especial en el gobierno estatal.

Ante esta nueva etapa en México, surgen algunas preguntas:

¿Qué va a pasar con este hermoso ecosistema? ¿Está condenado a seguir siendo un vertedero de aguas negras y de basura? ¿El nuevo gobierno federal y sus flamantes “coordinadores estatales de programas de desarrollo” tomaran cartas en el asunto? ¿Será prioridad para el nuevo gobierno municipal? ¿Alguien por fin entenderá la importancia de este “parque estatal”? ¿La Conagua lo tendrá presente? ¿La CAEM retomara acciones?

Nos queda esperar… y confiar en que no suceda lo mismo de siempre: indolencia y poca capacidad de acción y reacción.

 

Edición 686 (3 de agosto de 2018)

* La política de los baches

A más de un mes de las elecciones, los actores políticos que fueron derrotados han tenido tiempo suficiente para reflexionar y tratar de dilucidar, qué fue lo que los llevó a perder la simpatía del electorado.

Creo que pocos han de considerar que los ciudadanos están realmente hartos de las políticas, y formas de hacer gobierno, en sus tres niveles, federal, estatal y municipal.

Existen problemas grandes y muy complejos en nuestra nación, cuya solución seguramente es complicada, costosa y tardada; por ejemplo la pobreza o la inseguridad; pero también existen problemas de solución muy sencilla.

Uno de estos problemas nada complejos y verdaderamente fácil de atacar y resolver es el que tiene que ver con nuestras vialidades, calles y banquetas, que actualmente se encuentran en un estado lamentable, por decir los menos; en prácticamente todo nuestro estado, y de hecho en muchos estados de nuestro país (pero no en todos).

Repavimentar una calle y reconstruir una banqueta no es ni complejo, ni costoso, ni tardado; todo lo contrario, en cuestión de semanas una calle, puede ser rehabilitada.

Sin embargo, ni el gobierno federal generó recursos para este rubro (la rehabilitación de nuestras vialidades), ni el gobierno estatal se preocupó por solicitar recursos o trabajar en un plan de rehabilitación de vialidades, ni los gobiernos municipales le dieron importancia a solucionar un tema tan sencillo como este.

Los tres órdenes de gobierno pensaron que los ciudadanos ya estaban acostumbrados a los baches, y que sólamente era necesario tapar los baches más grandes y los más antiguos. Repavimentar calles y arreglar sus banquetas nunca estuvo en sus prioridades.

Esto fue una muestra de desprecio absoluto al ciudadano común, al que sí tiene que pagar por su auto y su mantenimiento, no al que ocupa autos del gobierno, al ciudadano que camina por las calles y banquetas, no al que se le olvido lo que es caminar, por transportarse en camionetas con chofer y escoltas.

Ese desprecio total, fue cobrado por los ciudadanos en las urnas.

Esperemos que los próximos presidentes municipales y el gobierno federal entiendan que mientras buscan solucionar los problemas complejos, que finalmente ni siquiera resuelven, se dediquen a atender los problemas de cada día, en realidad sencillos de solucionar, lo único que se requiere es tantita voluntad política y tener empatía por los ciudadanos, en lugar del desprecio que nos han mostrado estos últimos años.

Edición 685 (17 de julio de 2018)

* Marcador final en el Estado de México

En estas elecciones, como en el futbol, se dieron resultados que nadie anticipó. Fue el caso del Estado de México, donde nadie vio venir los resultados que se dieron en muchos municipios.

De los 20 municipios con mayor población (y número de electores), y que en conjunto suman prácticamente el 70 % de la población del Estado de México, el PRI sólamente obtuvo 2 alcaldías, Chimalhuacán e Ixtapaluca; el Frente conformado por PAN-PRD-MC, obtuvo también dos municipios, Nezahualcoyotl y Huixquilucan; y los candidatos del movimiento integrado por Morena-PT-PES, gobernarán 15 de estos municipios, y en uno Morena logró mayoría, sin ir en coalición.

Los 16 municipios (de los 20 con mayor población) que obtuvieron Morena y sus aliados fueron los siguientes: Ecatepec, Naucalpan, Toluca, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Atizapán de Zaragoza, Tultitlán, Tecamac, Nicolás Romero, Valle de Chalco, Chalco, Coacalco, Texcoco, La Paz, Metepec y Zumpango.

Del total de los municipios que conforman el Edomex (125), el PRI va a gobernar sólamente 20, en los que vive menos del 12% de la población mexiquense.

En cambio Morena, en coalición obtuvo 49 municipios, más 5 sin coalición; en esos 54 municipios vive casi el 70% de los habitantes de nuestra entidad.

La coalición PAN-PRD-MC obtuvo 30 municipios; y donde fueron sin coalición el PAN gobernará 5 alcaldías y MC y el PRD una cada uno. En conjunto estos partidos gobernarán a poco menos del 18 % de los habitantes.

El Verde, Nueva Alianza, Vía Radical, y el PT, todos estos por su cuenta, lograron en conjunto 11 municipios.

Hay un municipio en empate donde dos partidos obtuvieron mil 369 votos cada uno, aquí sí, si alguien que no salió a votar hizo la diferencia.

El gobierno estatal de Alfredo del Mazo, tendrá que establecer mecanismos de coordinación, y buenas vías de comunicación con los nuevos presidentes municipales, ya que el 88 % de los mexiquenses serán gobernados por un partido que no es el PRI.

Además el gobernador tendrá un Congreso de mayoría opositora, donde Morena, PT y PES tendrán 52 legisladores de los 75 que integran el Congreso Estatal. Hay que recordar que ellos son los encargados de vigilar el uso de los dineros y de aprobar las cuentas.

Aunque muchos anticiparon el crecimiento de Morena en el Estado de México, nadie vio venir ese marcador tan abultado; sobre todo cuando apenas hace un año el PRI y sus aliados ganaron cómodamente la elección a gobernador.

Por el bien de quienes vivimos en esta entidad, esperamos que esta nueva distribución de fuerzas resulte en un beneficio para todos, sin importar por quien votamos.

Edición 684 (6 de julio de 2018)

* La esperanza de México

Todos sabemos que este primero de julio, una votación no vista en mucho tiempo dio el triunfo no sólo a López Obrador, sino que también, decidió darle a Morena ¿y su coalición? una mayoría de diputados y senadores, además de los gobiernos de la CDMX, Veracruz, Tabasco, Chiapas y Morelos; incluso, esa mayoría decidió darle muchos municipios, grandes y pequeños; y legisladores locales.

Aunque se podía anticipar el efecto “tsunami” por López Obrador, pocos imaginaron el tamaño de la ola que se avecinaba.

¿Por qué el político con mayor experiencia en el país eligió que su recién nacido partido llevara por lema “la esperanza de México”?

¿Y por qué ese efecto esperanzador llevó a esta votación que pocos políticos y analistas calcularon?

La mayoría votó y decidió elegir a quien les brindo esperanza; ese voto fue una muestra de apoyo y de confianza a quien nunca se dio por vencido; a quien tuvo la esperanza, la paciencia y la perseverancia para mirar más allá de sus circunstancias adversas (2006, 2012); a aquel quien confió en que tarde o temprano, una mayoría estaría de su lado.

Para muchos, no fue un voto de castigo o de revancha, fue un voto de esperanza, porque creen que como nación enfrentamos una situación complicada, pero no irremediable.

La esperanza vence a la desesperación. La desesperación mata las aspiraciones; la desesperación es como una escalera que irremediablemente nos lleva únicamente y para siempre hacia abajo.

En cambio, la esperanza nos alienta, nos hace creer y nos inspira a luchar por elevarnos por encima de nuestras circunstancias presentes.

La esperanza es una expresión de confianza, de optimismo, de entusiasmo, de paciencia, y de perseverancia. La esperanza no es un conocimiento cierto de las cosas que pasarán, más bien es la confianza en que cosas buenas sucederán. La esperanza se puede definir como el sentimiento de que las cosas saldrán bien.

El primero de julio una mayoría decidió tener esperanza.

Pero esa esperanza no debe ser un cheque en blanco, ni debemos pensar que con nuestro voto hemos hecho lo que nos corresponde y que ahora todo depende de un solo hombre.

Tenemos que actuar, poner nuestra esperanza en acción. Aquí es donde el cambio empieza. Todo apenas comienza.

Nuestra esperanza nos debe llevar a sueños que nos inspiren a actuar. La esperanza por sí sola no nos hace triunfar.

Tenemos que preguntarnos qué podemos hacer desde nuestra trinchera, para juntos ser parte de la esperanza de México; y como nunca, debemos permanecer expectantes y vigilantes de que aquellos a quienes elegimos, no sólo del futuro presidente del país, sino desde el nivel local; observar, vigilar y exigir que nuestro presidente municipal, y nuestros legisladores, cumplan con lo que se comprometieron, no dejar que una vez más se defraude nuestra esperanza.

Edición 665 (16 de febrero de 2018)

* Impunidad (Segunda Parte)

En mi columna de la semana anterior, revisábamos que el número de delitos que se cometen en nuestra entidad, ha rebasado por mucho la capacidad de la Fiscalía del Estado de México, y planteaba cómo es que estamos sumergidos en un círculo perverso que genera más y más delitos.

Por supuesto que la impunidad no solamente genera más delitos, sino, obviamente, genera más delincuentes, muchos más. El sentimiento de que “nunca me van a atrapar” es un aliciente para que jóvenes y adultos se sientan motivados a delinquir. Por supuesto, que son muchas las causas que animan o llevan a alguien a ser un delincuente, pero no podemos negar que si existiera el pensamiento de “seguramente me van a atrapar”, pocos se arriesgarían. Es esa sensación generalizada de impunidad es la que es el “empujón” final para que alguien decida cometer delitos.

Esa percepción de impunidad total es algo que el gobierno federal y los estatales podrían combatir con campañas de información. Por ejemplo, ¿cuántas personas saben que en el país en lo que va del sexenio se detuvieron a más de 5 mil presuntos secuestradores?; así es, casi 150 secuestradores se han detenido mensualmente, y la mayoría van a quedar presos gran parte de su vida. Entonces, con este número de detenidos, ¿por qué hay tantos secuestros? Una respuesta puede ser el hecho de que los futuros secuestradores no imaginan que la mayoría serán detenidos.

El delito de secuestro parece no tener fin, pero como dijimos, no es porque no se detengan secuestradores, gran parte del problema es que hay muchas personas dispuestas a iniciarse en este delito, y además son cada vez más jóvenes. No importa si se detienen unos mil 800 secuestradores por año, siempre habrá más personas dispuestas a intentarlo, pero, insisto, es así porque seguramente no saben que su destino muy probablemente será terminar en prisión tarde o temprano, más temprano que tarde, y por muchos años.

En otros delitos de alto impacto, también hay detenidos y procesados, por ejemplo, por homicidio casi 5 mil personas el año pasado en todo el país fueron detenidas e imputadas ante un Juez, más de mil, tan sólo en el Estado de México.

Según estadísticas del INEGI, en nuestro Estado el año pasado fueron sentenciados y condenados casi dos mil delincuentes, pero son muchos, muchísimos más los delincuentes en las calles, y son cada vez más jóvenes, la mayoría de ellos, se sienten seguros de que nunca serán detenidos, y mucho menos condenados.

¿No valdría la pena informar el número de detenidos, de procesados y de sentenciados, para que no exista esa sensación generalizada de impunidad? No solo una campaña con números fríos y estadísticas, sino con historias de los condenados. Algunos tal vez lo pensarían dos veces.

Edición 664 (9 de febrero de 2018)

* Impunidad

El asesinato artero y cobarde del diputado federal, Francisco Rojas San Román, en nuestro municipio, es una muestra de que los delincuentes confían en que cometer un delito, por pequeño o grande que este sea, quedará sin denuncia, sin investigación, o sin castigo; es decir, saben que la probabilidad de que un delito quede impune es muy alta, tan alta, que para ellos vale la pena cometerlo y arriesgarse, porque seguramente no habrá castigo.

Y es que el número de delitos que se cometen en nuestra entidad, ha rebasado por mucho la capacidad de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Al verse rebasadas las autoridades en su capacidad de investigar delitos y castigarlos, quedamos los ciudadanos sumergidos en un “círculo perverso” que podríamos describir de la siguiente forma: MÁS DELITOS = AUTORIDADES MÁS REBASADAS = MAYOR ÍNDICE DE IMPUNIDAD = MÁS DELITOS.

Para darnos una idea de la falta de capacidad de la Fiscalía de nuestro Estado, basta revisar las cifras del Índice Global de Impunidad México (2016) para el Estado de México, las cuales indican que: primero, hay solamente 3 agentes del Ministerio Público por cada mil delitos registrados, es decir, en promedio una sola, tiene a su cargo la investigación de más de 300 delitos cada año. Segundo, hay una agencia del MP para atender a 100 mil habitantes. Tercero, sólo el 3% de las agencias están especializadas en delitos graves.

Estas cifras explican el por qué la Fiscalía en el Estado de México se encuentra tan rebasada, que solamente hay encarcelamiento por robo en el 6% de las carpetas de investigación iniciadas; y menos de 20% en el caso de los homicidios.

La terrible impunidad genera un estímulo perverso para que se cometan más y más delitos, la lógica del delincuente es: ¿por qué no hacerlo si no va a pasar nada?; pensamiento que llevan al punto de que ya nada les importa, y les da lo mismo asesinar a un ciudadano común o a un diputado federal.

Esta terrible impunidad en nuestro Estado explica que en el año 2017, se cometieran más de 291 mil delitos, con lo que somos el primer lugar nacional, muy por arriba del segundo lugar que es la CDMX, con 204 mil delitos.

Nuestro Estado fue el primer lugar en número de feminicidios con 301 el año pasado, también muy por arriba del segundo lugar, que en este caso es Guerrero con 219.

Y para darnos una idea de lo que pasa en nuestro municipio, basta revisar que en el año pasado, en Cuautitlán Izcalli se robaron 2 mil 174 vehículos, lo que nos colocó en el Top 15 nacional, de los municipios con mayor robo de autos.

No vemos por el momento luz al final del túnel, estamos sumergidos en esta espiral de impunidad y delincuencia.

Se tiene que abatir la impunidad, en primer lugar fortaleciendo a la Fiscalía General de Justicia, combatiendo la corrupción en esa Institución en todos sus niveles, pero también, dotándola de más recursos materiales y humanos; muchos más, y con mayor capacitación para la especialización de los Agentes; mejores condiciones laborales y mayores estímulos. Si no lo hacemos, entonces estaremos condenados a ver como se incrementa día a día la inseguridad en nuestra entidad, que de por sí, ya se encuentra en niveles alarmantes, nunca antes vistos.

Edición 663 (2 de febrero de 2018)

* Comprador de buena fe

Es conocido que en Izcalli, como en muchos otros municipios, se presentan de manera recurrente fraudes inmobiliarios, en especial con la venta de terrenos por quienes no son sus propietarios legítimos.

Por ello es muy conveniente, que ya sea como futuros compradores de un terreno, o como propietarios, protejamos nuestro patrimonio.

Muchos defraudadores aprovechan que el Código Civil protege a los “terceros de buena fe”, es decir, aquellos que adquirieron de alguien que no era el legítimo propietario; y por lo tanto lo que se ha dado mucho en fraccionamientos de nuestro municipio, son casos en que personas con artimañas y argucias simulan haber adquirido un terreno, y enseguida lo venden a otro, para que este último diga ser un adquiriente “tercero de buena fe”. Y con esta estrategia se han apoderado de muchos terrenos.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha puesto candados, para cerciorarse en la medida de lo posible, que estos compradores terceros, realmente sean de buena fe, y no cómplices en una pandilla de defraudadores.

Gracias a la tesis de la Corte Suprema que lleva por rubro: TERCERO DE BUENA FE REGISTRAL. ESTE CONCEPTO, DEBE INTERPRETARSE Y APLICARSE RESTRICTIVAMENTE, personas que daban por perdido sus inmuebles, porque ya no tenían la posesión, ya los habían escriturado a nombre de un tercero, e inclusive ya se encontraban inscritos a nombre de ese tercero en el Instituto de la Función Registral (lo que antes llamábamos Registro Público), con una defensa adecuada han recuperado su patrimonio.

Y es que, en acatamiento a la Suprema Corte, sólo puede tener el carácter de “tercero de buena fe registral” quien: a) adquiera un derecho real sobre el inmueble de que se trate de quien aparece como titular registral, por virtud de un acto jurídico que se presuma válido o de una resolución judicial; b) inscriba en el Registro Público de la Propiedad a su favor el derecho real adquirido; c) adquiera a título oneroso, entendiendo por tal, que debe existir una proporción razonable entre el valor de la cosa y el precio o contraprestación pagado por ella; y, d) desconozca los vicios del título del vendedor y éstos no se desprendan claramente del propio Registro Público de la Propiedad.

Así que, para no poner en riesgo nuestro patrimonio o inversiones, vale la pena verificar a detalle los antecedentes de la propiedad que queremos adquirir, para no ser víctimas de un fraude; mejor invertir un poco, que perderlo todo.

Edición 661 (19 de enero de 2018)

* Tramitación “express” de intestados

Existen numerosos bienes inmuebles cuyos propietarios han fallecido, y que al no haber hecho testamento, sus herederos no han realizado los trámites contemplados por la ley para poder adjudicarse esos bienes. Esto aun y cuando, en muchos casos hay un único heredero, o todos los herederos están de acuerdo. Lo anterior provoca que el patrimonio de esas personas se encuentre, si no en riesgo, sí en una indefinición jurídica.

Muchas veces los herederos no inician el procedimiento necesario, pensando que es un proceso complicado, muy tardado o muy costoso.

Sin embargo, la legislación en nuestro estado, y también en la CDMX, contemplan una “tramitación especial”.

En nuestra entidad, el procedimiento especial es aplicable no sólo para nuevos juicios de intestado, sino también en juicios de intestado ya iniciados, es decir, si se cubren los requisitos se puede optar por dejar el proceso tradicional y solicitar la “tramitación especial”.

Los requisitos para optar por este proceso especial y “express”, es que quienes intentan esta tramitación especial sean los posibles herederos, haya constancia de que el autor de la herencia no dejo testamento, los herederos tengan claro qué bienes son los que pertenecían al autor de la herencia, y todos ellos estén de acuerdo en cómo quieren adjudicar o repartirse los bienes; es decir, deben presentar un inventario y un convenio de adjudicación.

En este proceso especial, en una sola audiencia, el Juez debe de revisar todos los documentos, hacer el nombramiento de herederos y adjudicar los bienes.

El que estén todos los herederos de acuerdo es indispensable para este proceso “express”, ya que si uno solo de ellos se opusiera, el juicio debe de seguir con el procedimiento tradicional.

Una vez que el Juez hace el nombramiento de herederos y se adjudican los bienes, es necesario que se cumpla con la formalidad de que el Notario elabore las escrituras de adjudicación.

Así que si no has iniciado el juicio de intestado y eres heredero de un bien, no te compliques; si puedes ponerte de acuerdo con los demás herederos, acudan con su abogado y pide que tu intestado sea por la vía de “tramitación especial”, ahorrarán tiempo y dinero.

Por supuesto, que más vale prevenir, por lo que es muy recomendable, que para evitar conflictos futuros a nuestros seres queridos, debemos hacer nuestro testamento. Un testamento cuesta la mayor parte del año en promedio unos cuatro mil 800 pesos, pero en septiembre los Notarios ofrecen descuentos del 50%.

Así que si eres heredero o quieres heredar a alguien, busca certeza jurídica, acude con tu abogado o con tu Notario.

Edición 660 (12 de enero 2018)

* Con engaños, el IMSS evade el pago de pensiones

El Instituto Mexicano del Seguro Social, destina parte de su presupuesto a mantener un equipo de abogados, y su objetivo es impedir o retardar al máximo posible el pago de las pensiones al que los asegurados o beneficiarios tienen derecho. Estos abogados y pasantes del Seguro Social, con el apoyo muchas veces de las Juntas Federales de Conciliación y Arbitraje, buscan retardar el mayor tiempo posible los procesos cuando se les demanda el pago de una pensión, esperando que los asegurados y beneficiarios se cansen, prefieran olvidarlo, o inclusive, fallezcan antes de poder cobrar las pensiones que son su derecho.
Un ejemplo de esto es que, sin la menor ética y en total perjuicio de sus beneficiarios, el IMSS se aferra a tratar de engañar a los viudos que pretenden obtener una pensión. Inclusive en la página de internet oficial del Seguro Social, y en su catálogo de trámites, indican que la pensión por viudez es solamente para la viuda o concubina de un asegurado, y no así para el viudo o concubino de una asegurada.
Esto lo fundamentan en el artículo 130 de la Ley General del Seguro Social, que establece que la pensión por viudez es un derecho de la esposa de un asegurado (no así del esposo de una asegurada); sin embargo, el Seguro Social y sus abogados conocen perfectamente que desde el año 2008 la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido que ese artículo es inconstitucional por ser discriminatorio y no dar el mismo trato y los mismos derechos a hombres y mujeres.
La misma historia se da con el pago de pensiones por incapacidad permanente; casi siempre los abogados del IMSS van a intentar que el Seguro no pague la cantidad a la que realmente tiene derecho el asegurado y entonces pagar una cantidad menor.
Sin embargo, defendiendo correctamente sus derechos, y atendiendo adecuadamente sus procesos, tarde o temprano, más temprano que tarde, los beneficiarios y asegurados reciben del Seguro Social cada peso que les adeude.
Una buena noticia, es que en estos procesos los abogados generalmente no cobran sus honorarios, sino hasta que su defendido recibe el pago de las pensiones que el IMSS pretendía negarle.
Así que, ¡No dejes que el Seguro Social te engañe!