Invitados: Realidades

Ed 732 (9 de agosto 2019)

“A dos años de la creación de los sistemas municipales anticorrupción” 

 

La corrupción es uno de los principales problemas de la relación sociedad y gobierno; anualmente se pierden millones de pesos debido a la corrupción.

En el Estado de México en el año 2017, en la LIX Legislatura mexiquense logramos construir todo el andamiaje legal para crear un Sistema Estatal Anticorrupción y 125 Sistemas Municipales Anticorrupción. Fui promotor de la Reforma Constitucional, de la formación de la Ley del Sistema Anticorrupción del Estado de México y Municipios, y de todas las reformas legales que dieron lugar a que el Estado de México sea el único en el país con Sistemas Municipales Anticorrupción.

Durante la discusión e intensos cabildeos de casi dos años, nos encontramos con grandes resistencias de sectores gubernamentales que ven al ciudadano como algo incómodo en los temas públicos, por lo que incluir a los ciudadanos en los Sistemas Municipales Anticorrupción era esencial para lograr su eventual eficacia.

Uno de los primeros retos que nos enfrentamos fue determinar quién elegiría a los integrantes del órgano ciudadano anticorrupción de los municipios. Diputados de distintas fuerzas políticas pretendían que los Cabildos eligieran a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana Municipal, a lo cual me opuse rotundamente, ya que se prestaría a que el grupo dominante en el Ayuntamiento, es decir, el partido o coalición ganadora, definiera a incondicionales y como consecuencia, el fracaso del modelo anticorrupción. Es por ello que impulsamos la implementación del modelo nacional y estatal, que consiste en contar con un Comité de Selección de los integrantes del Comité de Participación Ciudadana, que no fuera propuesto por los integrantes del Cabildo, sino que contara necesariamente con el soporte de instituciones académicas, de investigación o de Organizaciones de la Sociedad Civil. Logramos los consensos necesarios y el modelo que propusimos, fue aprobado. Por lo que los Sistemas Municipales Anticorrupción nacen con cimientos sólidos, al menos en lo normativo.

Una vez que el Comité de Selección se encuentra instalado, convoca a personas destacadas en el combate a la corrupción y la transparencia a conformar el Comité de Participación Ciudadana (CPC), cuya elección es ajena al Cabildo.

Los CPCs Municipales de todo el Estado deben ser conformados por tres integrantes, cuya renovación será escalonada, con lo que se garantiza la continuidad de los trabajos. Adicional a ello, garantizamos la trascendencia de los nombramientos y que los mismos no coincidieran con las renovaciones de los Ayuntamientos.

Como último paso, definimos que quien presidiera el Comité de Participación Ciudadana también fuera presidente del Comité Coordinador del Sistema Municipal Anticorrupción, integrado además por los titulares de la Contraloría y de la Unidad de Transparencia; quienes participarán en la ejecución del plan de trabajo del Comité de Participación Ciudadana (CPC).

Colocar a un ciudadano, y no a un funcionario, a la cabeza del Sistema Municipal Anticorrupción es uno de los pilares de esta nueva política anticorrupción, ya que genera certidumbre, transparencia y objetividad.

Impusimos un plazo de 90 días a los municipios para que se conformaran los Sistemas Municipales Anticorrupción, lamentablemente dicho plazo venció en agosto de 2017 y 82 Ayuntamientos fueron omisos. Con los cambios de administración, algunos de los sistemas instalados, sufrieron retrocesos y hoy sólo son 38 los Sistemas Municipales Anticorrupción que funcionan, el primero de acuerdo con la presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Estado de México, el de Metepec.

La omisión de muchos municipios del Estado de México en cumplir la ley, no sólo se traduce en una falta de compromiso institucional y en simulaciones de combate a la corrupción, sino que también los hace sujetos a sanciones.

Cuautitlán Izcalli cuenta con un Comité de Participación Ciudadana, sin respaldo institucional y sin presupuesto. Ojalá las autoridades corrijan el rumbo y se den cuenta que el combate a la corrupción no puede esperar, el cumplimiento de la ley no es opcional.