Carta abierta de transportistas al presidente Enrique Peña Nieto

AL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ENRIQUE PEÑA NIETO;

A TODOS LOS GOBERNADORES DE LOS ESTADOS;

AL JEFE DE GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MÉXICO;

AL PUEBLO USUARIO DEL TRANSPORTE PÚBLICO;

Señores Gobernadores las 2 millones 350 mil familias, (trabajadores con herramienta propia) que prestamos un servicio público de transporte colectivo, urbano, suburbano, de taxis, en toda la República, les queremos aclarar a ustedes que están totalmente equivocados; con este último mega-gasolinazo se suman incrementos a los combustibles en los últimos seis años (200% en costo), pero no sólo en los costos del combustible se ha deteriorado el servicio público, sino en el sobrecosto de refacciones, llantas, salarios y otros insumos afectados directamente por el alza del dólar; por el incremento de Impuestos Municipales, Estatales y Federales, impuestos de la corrupción de empleados del transporte, de agentes de tránsito, derechos de piso de los asaltantes y crimen organizado, asaltos y robos de unidades, gastos por baches y vialidades mal trazadas, y falta de sincronización de los semáforos, por la falta de carriles confinados exclusivos para el transporte, así como la falta de bahías de ascenso y descenso de pasaje, razones que han hecho que el servicio público de transporte de pasajeros en México sea incosteable y ruinoso.

Cuando hemos acudido ante ustedes a efecto de que se regulen y regularicen las tarifas; todos ustedes han contestado en forma soberbia y grosera, ¡no al alza de tarifas porque no has modernizado el transporte! metiéndonos en un círculo vicioso y nosotros contestamos “si no tengo equilibrio económico de la concesión, nunca vamos a tener vehículos adecuados para un servicio público eficiente”.

 

¡Pero a ustedes no les pedimos nada!, las 2 millones 350 mil familias que vivimos del transporte, vivimos del sudor de nuestra frente, del esfuerzo de nuestro trabajo; nos levantamos todos los día en la madrugada y terminamos nuestra jornada de trabajo también a la madrugada, no estamos pegados a la ubre fiscal como ustedes; lo que nosotros planteamos firmemente no es que se reduzca la gasolina, lo que nosotros hemos planteado enérgicamente es que a esa gasolina no se le apliquen impuestos como el IEPS, el IVA o el Impuesto Sobre la Renta, o los impuestos y derechos Estatales y Municipales; nosotros lo que EXIGIMOS como sucede en todas partes del mundo es que se TRASLADE EL SUBSIDIO AL PUEBLO DE MÉXICO, un pueblo empobrecido al que no le alcanza ni para comer y menos para transportarse.

 

La movilidad urbana, el derecho a trasladarse libremente a sus trabajos, a sus centros de educación, a sus centros de consumo, a sus centros hospitalarios, es un derecho inalienable del pueblo de México; y el Gobierno es el único responsable del respeto de este derecho a la movilidad.

 

Señor Presidente Enrique Peña Nieto nosotros los transportistas no pedimos que nos dé nada, queremos que el dinero de los impuestos de los mexicanos, EN UNA JUSTICIA DISTRIBUTIVA se transfiera a un subsidio total al transporte de todos los mexicanos, asumiendo el Gobierno de la República una actitud responsable con el pueblo, no para cumplir pactos con organismos internacionales, los transportistas no queremos que el gobierno nos regale nada, nuestros esfuerzos serán legítimos y en beneficio del pueblo si el gobierno subsidia para el transporte público, únicamente los impuestos con los que abusivamente se grava el combustible que utilizamos todos los prestadores del servicio público de transporte y entonces sí, señor presidente, no habrá alzas inmoderadas en la tarifa, habrá suficientes recursos para mejorar el parque vehicular, para crear incluso sistemas de transporte de primera y segunda clase con tarifas diferenciadas; y entonces si el subsidio a la gasolina señor presidente llegará a las clases más necesitadas, que son la clase trabajadora que tiene necesidad de la movilidad urbana.

 

Señor Presidente, somos 68 millones de usuarios del transporte público, los mismos que tenemos derecho a un subsidio para nuestro transporte, no al cobro de los abusivos y desmesurados impuestos federales que gravan a la empresa de transporte y a los combustible.

 

¿Para qué quieren más dinero en impuestos del IEPS, del IVA o de Impuesto Sobre la Renta? Señor Presidente, para seguir tirando nuestros impuestos, es pregunta… ¿Para que se paguen sueldos ofensivos a todos los funcionarios federales estatales y municipales, para seguir gastando en esos mismos, seguros de vida y sobre todo la millonada de seguros para gastos médicos mayores para los funcionarios de la Federación de los Estados, Gobernadores, Senadores, Diputados y al Poder Judicial, cuando todos ellos cuentan con seguros de gastos médicos en el propio ISSSTE; con lo que se gastan, con lo que se llevan las compañías aseguradoras, podríamos construir diez hospitales de primer nivel cada año; ¿para qué más dinero Señor Presidente?, para estar inventando nuevos puestos de trabajo, creciendo desmesuradamente la nómina de los Gobiernos, con más burocracia que lo único que hace es entorpecer los trámites de los mexicanos; más dinero para seguir engordando la bolsa de los extranjeros como OHL, que incrementa los costos de peaje cada que se le da la gana; para seguir manteniendo vagos promotores para cada uno de los partidos existentes y los que se vayan acumulando; para que dilapiden dinero comprando votos cada que hay elecciones.

 

¿Para eso quieren más dinero?

 

Señor Presidente en 2018 deja usted la Presidencia; pase usted a la historia como un Presidente Republicano, como un Presidente justo, que de veras atendió al pueblo más necesitado, pero sobre todo, al pueblo trabajador y estudioso. El establecimiento como en todo el mundo de un subsidio a los usuarios del transporte público, es un acto republicano que todos los mexicanos, y dije todos, acabaríamos por reconocerlo.

 

Señor Presidente, Señores Gobernadores, servidores públicos todos, en los momentos que se viven en nuestro país, cobran actualidad las ideas liberales del Presidente Juárez, conviene recordar dos de ellas:

 

“YO NO RECONOZCO OTRA FUENTE DE PODER MÁS QUE LA OPINIÓN PÚBLICA”.

 

“LOS SERVIDORES PÚBLICOS TIENEN QUE VIVIR EN LA HONROSA MEDIANÍA QUE ESTABLECE LA REPÚBLICA”.

 

“TODO LO QUE MÉXICO NO HAGA POR SÍ MISMO PARA SER LIBRE, NO DEBE ESPERAR NI CONVIENE QUE ESPERE QUE OTROS GOBIERNOS U OTRAS NACIONES HAGAN POR ÉL”

DISCURSOS Y MANIFIESTOS.

 

AXELL GARCÍA AGUILERA

EMPRESARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *