ASÍ LO RECUERDO…. Colaboración especial por 46 Aniversario de Izcalli

Raúl I. Figueroa Mendiola

La crónica oficial del Cuadragésimo Sexto Aniversario de la Fundación de Cuautitlán Izcalli, nos dirá que todo está bien en todos aspectos e incluso mejorando, en un municipio en el que como en el país de la 4T “no pasa nada”; y seguro será un día de ceremonia solemne, un día de fiesta, un día de trabajo a medias, un día de comida y festejo pagado por el pueblo, un día en que se da por satisfecho el trabajo de la comisión para el Aniversario que con diversas actividades políticas y artísticas, justificarán su estancia por la administración; un día en que Consejos de Participación Ciudadana, delegados, empleados de confianza e invitados especiales, estrenaran sus mejores atuendos para no ser olvidados por la foto de la historia; un día que nos obliga a preguntarnos: ¿a dónde estamos, qué es lo que queremos y hacia dónde vamos?

Para darnos una idea de los antecedentes de nuestra ciudad, vale la pena echarle un vistazo, con la pretensión de conocer mejor el lugar en donde vivimos; veamos:

Nuestra ciudad surge de una amplia investigación urbana realizada por especialistas que se dieron a la tarea de visitar y estudiar diversas ciudades famosas del mundo, como: Washington D.C.; La Haya, Holanda; Vallingby, Suecia; Ciudad Sputnik, Unión Soviética; Kenzo Tangué, Japón; Brasilia, Brasil; también conocieron los planes para crear un París paralelo a cincuenta kilómetros de la actual en Francia.

Una vez concluidos los diferentes estudios técnicos integrales, se determinó que fuera el Valle de Cuautitlán entre la sierra de Santa Rita y Tepotzotlán al norte y la serranía de Guadalupe y Monte Alto al sur, ubicada a 35 kilómetros al norte de la Ciudad de México, segregando territorialmente a tres municipios colindantes: Cuautitlán de Romero Rubio (hoy Cuautitlán, México), Tepotzotlán y Tultitlán, para dar nacimiento a la CIUDAD CUAUTITLÁN IZCALLI, con una extensión territorial de 109.9 kilómetros cuadrados

El 31 de julio de 1971, con la asistencia del entonces presidente de la República Luís Echeverría y el gobernador Carlos Hank González, se colocó la primera piedra de Cuautitlán Izcalli; la ceremonia de inauguración culminó con el depósito de la “cápsula del tiempo”, que representaba un monumento y un símbolo. Prácticamente nace nuestra ciudad.

El 23 de octubre de 1971, es creado el Organismo Descentralizado del Estado de México (ODEM) para dirigir y administrar el proyecto de construir las obras de infraestructura para dar albergue a sus futuros pobladores.

Durante el primer año de vida del ODEM los avances en la construcción de infraestructura urbana, edificación habitacional e industrial fueron significativos.

El 1 de mayo de 1972, el presidente de la República Luis Echeverría, junto con el gobernador Hank González, hicieron la entrega simbólica de 225 casas y operó la primera oficina de telégrafos de Cuautitlán Izcalli; pero fue hasta el 21 de agosto de 1972, cuando se entregaron las llaves de las primeras 227 casas a maestros normalistas de la entidad y se inauguró el primer centro comercial “Conasuper”, en las inmediaciones de la plaza Isidro Fabela, en Cumbria.

Al correr de los días, fueron llegando nuevos habitantes, la ciudad empezaba su movimiento, se transformaba, iniciaba su surgimiento en la vida social y a crecer en la vida cultural con un programa de integración y desarrollo por parte del ODEM, organismo dirigido muy acertadamente por don Gustavo Mondragón Hidalgo, que acompañado en su misión por Sergio Suárez Camberos, Alicia González Sánchez, Mario Domínguez Pastrana, Roque González Escamilla, Sergio González Karg y Georgina Torres Ibáñez, nuestro vecino el Arq. José Luis Torres y, posteriormente, el destacado Lic. Ernesto Patiño Anitúa, quienes cumplieron a cabalidad la ejecución del proyecto en lo material y en lo social. El Arq. Bertha Vargas era el brazo ejecutor del ODEM de todas las actividades culturales, sociales y deportivas en este lugar y desde la dirección de Acción Popular cuando entró en funciones el Ayuntamiento, por medio del que fue a la postre presidente municipal, el humanista Mucio Cardoso Beltrán. En estos tiempos, Fernando A. García Cuevas, también ex presidente municipal y un servidor, éramos los dos auxiliares de esa Dirección.

En ese tiempo por las calles de Cumbria, Ensueños, Arcos del Alba, así como la “casa grande” propiedad del mayor Tovar Guerrero de la Unidad Militar, eran las primeras zonas construidas y habitadas parcialmente; observábamos como el zacate, hecho bola, recorría el tiempo según soplara el viento; veíamos las esquinas de algunas manzanas consideradas como áreas verdes y hoy lastimosamente urbanizadas, lugares en cuyas paredes plasmaron su arte algunos de los caricaturistas de periódicos nacionales como Magú, Naranjo, Efrén, Rius, entre otros.

Localizábamos el primer sub centro comercial Conasupo en la plaza Isidro Fabela del Distrito H-42, zona Cumbria contando con telégrafo, tlapalería y ferretería, farmacia, tortillería, panadería y pastelería, oficina de correos, oficina de la Cía. de Luz y la oficina de servicios y un solo teléfono público de larga distancia; la primera tienda Conasupo y la primera gasolinera en lo que hoy es zona de bancos.

Como olvidar los camiones verdes Izcalli que nos transportaban hacia Cuautitlán “el viejo” pasando por la Ford; no se diga el camión color canela de bodegas Aurrera (autopista) que daba servicio gratuito a los compradores; así como el campamento “Koa” (ex campo del equipo Necaxa), lugar en donde hacíamos fogatas; la única preparatoria estaba en Cuautitlán “el viejo”; el “tráiler park” en donde llegaban a aparcarse jubilados estadounidenses con casas móviles, ahora conocido como el cruce de los gringos; el Lago de Guadalupe con campañas de limpieza, Bosques del Lago sin alumbrado público y con el exclusivo Restaurante de la Venta Vieja de las Mercedes; el Espejo de los Lirios (laguna del muerto; el Lago de los Unos, la Laguna de La Piedad, el Parque de las Esculturas, en fin. En ese transcurso de la vida vimos llegar a nuevas familias, que como nosotros, veníamos a lo nuevo, a lo desconocido.

Estábamos comunicados por medio de un boletín media carta color verde en donde se resaltaba lo cotidiano y sobre la programación de diversas actividades a cargo de la YMCA (Asociación de Jóvenes Cristianos); la población de la nueva ciudad no rebasaba los 10 mil habitantes representados por la primera asociación de colonos presidida por Roberto Treviño, Alejo Triana, Bretón, Aguilera, Barcé, así como por la primera agrupación juvenil liderada por su presidente Raúl Ignacio Figueroa Mendiola, Patricia Zimbrón Gámez ( esposa del gran humanista Dr. Alejandro Peralta), Fernando García Cuevas, (ex presidente municipal ), Bulmaro Nuricumbo, Leticia y Adrián Rivera, Yolanda y Josefina Ruiz Granados, entre otros.

Los más “picudos” para las broncas eran “El Molino”, su hermano Pepe, Iván Alccantarouski “El Ruso”, “El Talí”, Oscar Marín (+); en el futbol se destacaba Gabriel Cinta como medio, José Luis Orozco como el mejor portero del Izcalli, por mencionar a los dos equipos muy buenos: el Zeltic y el Deportivo Izcalli; el primero era conducido por Don Carlos Barajas (+), hombre muy estimado y querido por la comunidad. Alejandro Ramírez “El Socio” y Mario “El Chiquilín” destacaban para el básquet; Héctor Villegas bueno para el canto, Juan Zimbrón Gámez en el béisbol; Jaime Trujillo en la guitarra; para el relajo Carlos Vizuett, por mencionar algunos. Y desde luego un gran jugador y entrenador de Americano del IPN, Alfonso “La Chita” Cabrera (+), que vivía en Cumbria, sin pasar por alto la jovialidad y participación social de la Sra., Blanca Paz de Lugo (mamá de la destacada directora de la Función Registral del Estado de México, Mtra., Tania Lugo); del Sr., Miramontes y esposa; también contábamos con Don Pablo Colín, Juez Internacional de Caminata; de la sooft-bolista profesional Mari Carmen Ramírez, mamá de mi bien apreciada Aída Kraules Ramírez y “Picky” candidata a Reina de las Fiestas Patrias, a quien le ganó María Antonieta Valadez, esposa de Fernando Carreón Cano, hermano de José Luís Carreón Cano (+), que junto con Don Francisco Aguilera Acuña (+), y Don Jaime Vázquez Rojas, son los pioneros de un periodismo profesional en nuestra ciudad, posteriormente con la incorporación de destacados comunicadores sociales como lo representan Omar Tapia, Ángel Abel Gutiérrez, David Nieblas, Rodolfo Rocha, Nohemí Pineda, Álvaro, Florencio, Mauricio, Alberto Díaz… por mencionar a los más representativos. Era un verdadero intento de convivencia y de Integración social, lo que hoy en día es un tema inacabado por más y más que se diga.

Las tardeadas musicales y eventos familiares, se hacían al aire libre cubierto con lonas debido a que únicamente existía el “comedor” provisional hecho de lámina para los trabajadores de la construcción, que eventualmente ocupábamos en la esquina de la calle Pegaso de Ensueño, luego se formalizarían todos los eventos sociales en el Centro de Integración Social a un costado del Espejo de los Lirios. Desde luego que recuerdo que el ODEM y el primer Ayuntamiento organizaban diversas actividades, tales como: serenatas a las madres, la bienvenida a los nuevos vecinos con la banda de viento de Santa Bárbara, concurso de jardines, de pintura infantil, encuentros deportivos, siembra de árboles, nacimientos, piñatas decembrinas, excursiones del club de montañismo a cargo del Sr. Adrián Rivera, conferencias, obras de teatro con el actor Carlos Pouliot, proyección de filmes proporcionadas por embajadas en el auditorio de la Calmecac, concursos de ajedrez, ping pong, celebración de eventos cívicos de Reina de las Fiestas Patrias y Grito de Independencia, desfile de carros alegóricos el 20 de noviembre con participación de escolares, pueblos, equipos de futbol, empleados, Cruz Roja con sus hacedores, el Sr. Antonio Zarate y la Sra. Carmen Téllez de Figueroa y con la presencia del entonces campeón mundial de box, José Ángel “Mantequilla” Nápoles.

Los puestos ambulantes eran un móvil acondicionado para vender alimentos de Doña “Nacha” en Av. Toluca (lo que hoy es la mal llamada calle del hambre); los tacos “El Yaqui” en la plaza Isidro Fabela, así como el primer “tianguis” ubicado en la calle Tlalnepantla Esq. Netzahualcóyotl; la barbacoa en la “teja” de Atlamica; las carnitas con Joaquín en su puesto de Arcos de la Hacienda y posteriormente, por el primer restaurante casero “Potzotzcalli” en Ensueño, allá en Av. De las Musas, donde se construyó la primera oficina de Telmex y la comida casera de Doña Sandra y su esposo Fidel García en Av. Tianguistengo, quienes posteriormente construyeron el primer edificio en donde instaló la primera carnicería, José Ramírez Canchola (+), ampliamente conocido como “ Pepe el Toro”; la pastelería Americana, el restaurant “El Pulpo Rumbero”, luego vendría el Conjunto Abba, la plaza con su moderna pizzería, la primera peluquería de don Daniel, en la esquina de la calle Jocotitlán; la primera reparadora de calzado del Sr. Alonso y la primera clínica particular del Dr. Martínez en calle Jilotzingo, sin olvidar el restaurante “La Fuente” de Don Adán Loza, el Restaurante “La Finca que ya existía; y de “antros”, el Luz de Luna y posteriormente el “Pigargo” en el edificio “Las Palomas” de Jardines del Alba; luego vino la construcción de la Plaza Odisea con don Melchor Hernández, la taquería “Los Toños, (actualmente al frente con el dinámico David Squivinini); la famosa tienda de Abarrotes “La Cueva del Oso” con don Adolfo, su esposa e hijos, Eddy, Rodolfo, Carlos y el Guci; la vidriería de Hermenegildo y Fernando Añorve, la farmacia de Chon y esposa, el Restauran Grillos, entre otras; la primera Institución bancaria fue Banamex, en la zona de bancos.

Para tener referencia de cuanto valía una casa, se construyeron varios tipos de casas con los siguientes costos:  Pago mensualidad $600.00, $820.00, $1,300.00, $1.900.00; precio de casa $62.500.00, $80.000.00, $135.000.00, y $200.000.00; ingreso mensual
$2.400.00 a $3.000.00, $3.200.00 a $4.000.00, $5.300.00 a $ $6.500.00, $8.000.00 a $ 10.000.00; casas de 1 o 2 pisos, sin bardas al frente, con jardín integrado, tabique rojo, estacionamiento para 2 autos, 2, 3 y 4 recámaras, estancia comedor, cocina, baño completo y baño y medio, patio de servicio..

La normatividad urbana no permitía la construcción de bardas, ni de rejas. Las propiedades estaban sin protección, vivíamos, según creo, una etapa sin robos y con mucha seguridad.

Los servicios con los que contábamos eran: vigilancia policiaca, 2 micro bomberos, agua potable, drenaje, alumbrado público y domiciliario, un teléfono público de larga distancia, un sub centro comercial, dos kínder, una primaria, telégrafo y una gasolinera.
Las Industrias que se asentaban en ese tiempo eran: Ford Motors Company, Butler de México, Jugos del Valle (Mundet), Micro S.A., Camesa, Colegio Tepeyac (Lago de Guadalupe), Bodega Aurrera (autopista); luego se instalaron Koblenz Eléctrica S.A, Indetel S.A., Tubos Flexibles S.A., Bronces de México S.A., Pepsi Cola Mexicana S.A., Electric Mexicana S.A., Cía. Cerillera la Central S.A., Chysler Automex y Gas Natural.

Mención especial merecen los maestros normalistas del Estado de México que resultaron beneficiados con 227 casas y que fueron los primeros habitantes de la primera ciudad mexicana del “futuro”. A ellos que sentaron las bases en comunión con los pobladores de los 13 pueblos; nuestro más sentido reconocimiento por ser los pilares de la fundación de Cuautitlán Izcalli, primero como ciudad y luego como municipio.

En el ámbito educativo existía la Unidad Escolar de Cuautitlán Izcalli, integrada por el jardín de niños “Rosario Castellanos”, la escuela primaria “Manuel Hinojosa Giles”, la secundaria “Calmecac” y la Normal para Maestros, todas ellas bajo la conducción de un respetado y admirado Director de la Unidad Escolar de Cuautitlán Izcalli, Prof. Cesar Bernal Mercado, y con su gran equipo de trabajo: Jorge Terrón Estrada, Pedro Colín González (+), Gabriel Romero Ocampo, Laurentino Linares Carranza, Dulce María Reséndiz Núñez, María Lucila Morales, Graciela Mendoza Vilchis, Teresa Chapa Carreño, Martha Becerril López, Yolanda Guerrero Santana, Yolanda Figueroa Mendiola, Elba Salazar Rangel, Rosalinda Rivera Carrera, Olivia López Velásquez, Guillermina Bermúdez Zarco, que junto con algunos de este gran puñado de hacedores de varias generaciones han contribuido socialmente en el engrandecimiento de nuestro municipio, como lo son: Reyes de la Cruz Martínez, Angelita Villar, Enriqueta Plata, Manuel Odriosola, Francisco Medrano Ruvalcaba, (actualmente director del Tecnológico de Estudios Superiores de Cuautitlán Izcalli), Francisco Arellano, José Monroy Gómez, Gilberto Mancilla, Jesús Muñoz Herrera, Susana Velásquez Casas, Enriqueta Calzada, Arturo Benítez Treviño, Néstor Vilchis, Graciela Figueroa Mendiola, (pionera y sembradora del arte clásico dancístico, ex directora de la preparatoria Cuautitlán) Alfonso Olivares(+), las hermanas Chelos, Betty y Mireya Escutia, Griselda Miramontes, Leopoldo Tinoco, Hilario Galván Sauna, Mario Zamudio Castillo, Víctor Contreras Ruiz, Arnulfo Rodríguez García , Fernando Zetina Arellano, Tirso Flores Jaramillo, Gerardo Pando Medina, Néstor Vilchis, Isidro Guerrero, José Luís Soberanis, , Rubén Serrano, Maldonado, Juan Pereyra, Acuña, el Maestro Quintín, actual director de la primera Normal, entre otros. Efectivamente ellos y muchos más, son los pilares de la fundación de la ciudad y paralelamente hacen que nos entrelacemos con una cultura asentada en los pueblos centenarios de la nueva municipalidad. Algunos de ellos han partido de regreso a la casa del sol naciente.

Los primeros habitantes de este lugar fueron la familia Ocampo Alcántara, formado por el Sr. Abel Ocampo, mecánico de profesión y la Sra. Guadalupe Alcántara Segura, profesora de la Escuela primaria “Cuauhtémoc” en Tequesquinahuac, con sus siete hijos, que habitaron su casa el 22 de agosto de 1972, sin olvidar que habitantes de los trece pueblos  segregados, rancherías y ex rancherías, ya tenían su residencia de muchos ayeres, así como los residentes del Fraccionamiento La Quebrada.

El primer ciudadano nacido en esta ciudad fue la niña Mónica Ivette Mancilla Bernal, en 1972, hija del matrimonio formado por los profesores Gilberto Mancilla y Maria de Lourdes Bernal, maestros de la escuela “ José Maria Morelos y Pavón” del Frac. La Quebrada y, como naciente municipio, se instauró el Registro Civil, siendo registrada en el libro primero, acta 01, con fecha 28 de junio de 1973, la niña Bárbara Bravo Centeno, hija de los señores Sergio Bravo Rodríguez y Ma. Trinidad Centeno, acta que fue signada por el primer oficial del Registro Civil del municipio a cargo de la Lic. Silvia Domínguez Domínguez (+), (esposa de nuestro hermano Fernando García Cuevas y mamá de Erandí y Denisse García Domínguez);

1973, fue sin lugar a dudas un año significativo para la vida política, económica, social y cultural de nuestra ciudad, previo a la fundación de nuestro municipio 121, se realizó la entrega de 216 lotes ubicados en la col. Bellavista a un igual número de ejidatarios del poblado de  San  Juan  Atlamica, para atemperar y conciliar a grupos que rechazaban la expropiación de sus tierras hechas por el gobierno para la edificación de la ciudad, desde luego que se las pagaron, pero a precios muy bajos. Esa es otra historia que sería interesante documentar.

El 22 de junio de 1973 la XLV Legislatura del Estado de México aprueba el decreto número 50 en el que se crea el municipio 121 Cuautitlán Izcalli; se publicó el día 23 en la gaceta oficial del gobierno y entró en vigor el día 24 de junio de 1973. Su población en ese momento, era de aproximadamente 58 mil habitantes que procedían el 37.75 de territorios segregados a Tultitlán, 27.00 % a Cuautitlán de R.R., 25% a Tepotzotlán y 10 % en el centro urbano, que en este mismo decreto fue elevada a categoría política de ciudad.

El 22 de junio de 1973, la XLV Legislatura del Estado de México aprueba el decreto número 51, en donde se designa Ayuntamiento y Juez Menor del Municipio 121, Cuautitlán Izcalli, se publicó en la gaceta de gobierno el día 23 y los integrantes tomaron posesión de su cargo el 24 de Junio de 1973, en el casco de la ex Hacienda de la Venta (parque central) evento presidido por los diputados locales, Dr. Leonardo Muñoz López, presidente de la gran comisión del Vongreso local, Leonel Domínguez Rivero, presidente de la XLV legislatura del Estado, Enrique Jacob Soriano, director de Gobernación del Estado, el Sr. Gustavo Mondragón Hidalgo, director del ODEM, entre otros.

La integración de la ciudad con los pueblos se dio de manera paulatina no sin enfrentar la rebeldía de cuatro comunidades de la zona norte que peleaban por defender su pertenencia al municipio de Tepotzotlán, malabares que sorteó con mucha inteligencia el lic. Ezeta Moll. No obstante a esta resistencia, la integración con todas las comunidades que conforman nuestro municipio ha permitido combinar lo tradicional auténtico con lo urbano moderno que identifica a hombres y mujeres de mucha valía de los llamados 13 pueblos originarios, que con sus tradiciones y costumbres enriquecen la vida política, económica y social de la casa de todos. El 24 de noviembre de 1973 la Legislatura local expidió el decreto número 71 en donde se delimita la poligonal del territorio del municipio que se prestaba a confusiones y diversas interpretaciones, sobre todo en cuatro comunidades del norte del municipio, encontrándose con una perfecta delimitación, sin lugar a dudas o erróneas interpretaciones.

La designación de Gabriel Marcelino Ezeta Moll, como primer presidente municipal de la comuna 121, recayó en la persona de un humanista, preparado, moderno, funcionalista, destacado desde su juventud por inquietudes de alta proyección social, como creador del grupo cultural “ El Nigromante”, asesor fiscal de la dirección de Hacienda, subdirector de la Dirección de Gobernación, estudioso de la administración pública, copartícipe en la elaboración de la Ley Orgánica Municipal y seleccionado para hablar a nombre de los 121 Ayuntamientos al comentarse la misma en un acto organizado por el Gobierno del Estado. Actualmente se desempeña como Notario Público en la Cd. de Toluca, además de participar activamente en Colegio de Abogados, Colegio de Administración Pública y todos aquellos eventos de corte literario, social y académico.

El Lic. Gabriel Marcelino Ezeta Moll, supo sortear con audacia y talento la delicada misión de establecer un diálogo constante entre autoridades y gobernados, logrando convencer a los ciudadanos del municipio y haber logrado la confianza del pueblo, gastando estrictamente lo necesario con un equipo modesto, pero inteligente; haciendo participar con faenas de trabajo a los ciudadanos ante las carencias de recursos económicos, convirtiéndose con justeza en la primera administración eficiente y eficaz, columna vertebral que dio origen a nuestra institución municipal.

La primera administración inicia sus actividades con un limitado presupuesto que ascendió hasta finales de 1973 a 3 millones 103 mil 166 pesos. Su primera sede fue en las instalaciones de la escuela secundaria “Calmecac”, luego nos mudamos a cuatro casas habitación de la calle Jocotitlán, pasando después a ocupar las oficinas instaladas en la parte superior del sub centro comercial de la calle de Jilotzingo, para llegar luego en 1976 al edificio que alberga actualmente la presidencia municipal, inaugurado por el primer presidente municipal por elección popular, el Lic. Luis Cuauhtémoc Riojas Guajardo.

Van transcurriendo 16 periodos municipales, uno designado y 15 de elección popular; 10 presidentes surgidos del PRI, 4 del PAN, 1 Nueva Alianza-PRI y 1 de Morena. Dos de los presidentes se nos han adelantado en el camino : Lic. Roberto Pineda Gómez (+) y el Lic Mucio Cardos Beltrán (+), así como algunos regidores y jueces menores: Magdalena Castillo de Pacheco, Margarito Montiel Pacheco, Prof. Raúl Reyes Gutiérrez, Sergio Santiago Ventura, Luis Hernández Cabrera, Don Juan Sánchez Sánchez, Don Pedro Baca, así como grandes hacedores de la vida política municipal como el Dr. Luis Martínez Zaragoza, el Mayor José Roberto Tovar Guerrero, el Cap. Santiago Pineiro Morales, Don Salvador Orozco Plascencia, Don Lauro Vázquez Salgado, Marcelino Suárez, Leonardo Tafoya, Ernesto Facio Medina, Juan Tafoya, Don Juan Prado Cervantes, Don Federico Flores, Don Ascensión Zarco, Don Fidencio, Toño Rojas San Román…….. y recientemente, Paco Rojas y Mucio Cardoso Beltrán, en paz descansen, allá los alcanzamos.

Paralelamente en el ejercicio público contábamos con una residencia regional de Obras Públicas del Estado a cargo de la Sra. Ibarra y con la fe pública en manos del Primer Notario Público No. 3 de Cuautitlán Izcalli, el ex presidente Lic. Axell García Aguilera.

Enlazamos el ayer con el hoy para convertirlo en mañana, sin pretender vivir para el pasado.

Como observamos la plaza Isidro Fabela enclavada en la zona Cumbria, corazón mismo de nuestro municipio ha pasado a segundo plano; ya no basta haber sido el escenario de festividades cívicas y de actividades políticas y culturales, ni que se haya presentado la Orquesta Sinfónica del Estado de México, ni que se hayan realizado simpósium internacionales sobre la vivienda, ni mucho menos haber utilizado las instalaciones del gimnasio y del salón de usos múltiples de la secundaria para presentaciones de teatro, conferencias, exhibiciones de filmes, concursos de oratoria, asambleas… ni donde se iniciaron las primeras actividades que dieron sustento al municipalismo que hoy contemplamos.

Sabemos que aquellos días no regresaran, pero evoco aquellos pasajes en donde muchas voluntades han dedicado su vida al más noble de los fines que es el servicio al hombre mismo.

Día de festejo que evitara mencionar que la infraestructura vial de la ciudad es la misma que construyera el ODEM y las primeras administraciones hace 46 años (salvo algunas obras realizadas durante la administración de Julián Angulo) Y, en la actualidad de 2019, nuestra sociedad es más compleja y más exigente; somos casi un millón y medio de habitantes con más de 135 comunidades y un presupuesto de 2 mil 480 millones de pesos; contamos con satisfactores, pero también con grandes carencias de infraestructura y recursos no renovables como el agua, la galopante inseguridad, el destrozo de nuestras vialidades en todo el municipio, contaminación, congestionamientos, infinidad de desarrollos habitacionales, por mencionar algo.

Un año más desde su creación, en que los poblados que le dieron origen esperan ser tratados con respeto y dignidad. Que sirva este 46 Aniversario para enviarles un justo y humilde reconocimiento a ese puñado de ciudadanos, algunos ausentes que se han desalentado en su participación social y otros que se nos han adelantado en el camino, que entregaron su corazón y alma al servicio del ideal al que servían: Pedro Melgarejo, Carlos Garay, Juan Rueda Ortiz, Juan Velásquez Javier, Ofelia Arellano, Arnulfo Millán, Alejandro Soto, Cipriano Martínez, Ignacio Saldivar, Juan y Esteban Reyes Domínguez, Raúl Reyes, Pedro Vargas, Carlos Peza, Juan Prado Cervantes (+), Lauro Vázquez Salgado, Guadalupe Morlán “Lupacho”, Federico Flores Zarco, David Miranda, Gregorio y Enrique Fragoso, Aurelio Pineda Cervantes, Fabián Rojas Terrazas, Juan Cuevas Solís (+), Benigno Cuevas Solís, Salvador Orozco Plascencia (+), Juan Sánchez Sánchez (+), Lino Perea (+), don Ricardo Saldívar (+), Marcelino Suárez (+), Melitón Suárez, Pablo Montoya, Ascensión Zarco(+), Timoteo Tapia(+) (padre del gran comunicador Omar Tapia), Manuel Peza Rodríguez, Reinaldo Melgarejo Velásquez (+), Esteban Gamboa, Guadalupe Sánchez Baca, Trinidad Evangelista, Pedro Vaca(+) Urbano Torrijos, Gustavo Ramírez Jiménez; Efrén Guadalupe Fragoso; Miguel Figueroa Baca; Roberto Lozano, Margarito Garrido, Don Fabián Rojas, Andrés Solano Ortiz, Humberto Solano, Mauricio Lozano Contreras, Primitivo Contreras Cortés, Daniel “el Juez”, Sánchez “El Cincuate”, Refugio Escalona, Margarito Moreno “la coluda”, Los Paredes Morlán,, Gilberto Pineda, Rodolfo Cano, Don Francisco Rojas (+) Toño Rojas San Román (+), Ing. Juan Ramírez, Sergio Dieguez, Alfonso Lobera, Cecilio Corona, Enrique Fernández Nolasco, Samuel Torres Cornejo, Fernando Torres Chávez, Martin Velásquez Fuentes, Roberto Soto Balderas, Fernando Perea Cureño, Yolanda Lara Melo, Cruz Elena Campos Gómez, Francisco Espinoza, Juan Sánchez Peláez, José Guadalupe Chavarría, Edgar y Lilia Hernández Molina, José Paz Melgarejo (+) y muchos otros personajes que pusieron el dedo en la llaga aportando su sentido común, conocimientos y voluntad para que se integraran los nuevos ciudadanos con los oriundos de las poblaciones.

Un año más en el que el gobierno sigue siendo atendido por gente muchas veces improvisada, en el que se pregonan buenas intenciones, pero en la aplicación de políticas públicas esta sin rumbo, porque por diversos periodos los empleados municipales de base han capacitado a los funcionarios, y resuelto los problemas que las personas encargadas han sido incapaces de hacer; sirva este marco conmemorativo para rendirles un homenaje a su labor jamás suficientemente reconocida, mencionando a Evangelina Moreno, al señor Roberto Hernández Bailón, Don Fide (+), a Alfonso García “El Mago (+), a Silvia Flores Trejo, Dolores Correa Romero, Arturo Nolasco López, “La Jarocha”, “La Güera”, Sra. Dolores, al eterno Chucho, Eunice, Mildred, Perla, la dinámica Chela Camargo ( Cartillas), Mary, Anita, Chayo, Yola, Rosy Tobías, Mary y Lupita Ramírez Montoya, Emilia Barradas(+), y varios más cuyos nombres se me escapan de momento y que sin embargo tengo presente por su entusiasmo, dedicación y aprecio.

Un aniversario más en el que el Arq. Ricardo Russ, ya no acude religiosamente a las reuniones sabatinas de la “Fundación Izcalli”, “El se te quiere bien” y “El más humilde vendedor de terrenos de Cuautitlán Izcalli”; anda de capa caída y esperando la mano generosa que le ayude a ponerse de pie; sigue abonando el terreno para pactar otra comisión venta, no importando que sea otro Luna Park; mientras esto ocurre el Lic. Fernando Perea Cureño (+) dejó su legado en las manos de sus hijos Cesar y Fernando, quienes seguirán con el ejemplo de su padre creando oportunidades a mediano plazo para inversionistas de a deveras. También un Don Melchor Hernández Sánchez, disminuido en salud que sigue desarrollando modestas construcciones de casas habitación y un Hermenegildo Añorve que diversifica su construcción con planes de financiamiento para adquisición de vivienda. Un año más en el que muchos tratarán de hablar de sus participaciones en la vida política, económica y social, pero tan sólo a través de referencias por terceros porque no existe historia escrita que acerque a los interesados a la verdad, pues el recuento oficial que aún se distribuye y que sólo contiene datos se debe al esfuerzo del destacado ex Director de Comunicación Social de 1983, Guillermo González Casasola y de sus colaboradores, Rafael Melgarejo, Emilia Barradas, Ma. Elena Escalante, Heberto Ruiz Morquecho y Don Fide, para quiénes “la mexicanidad nunca perecerá”, destacando en ese tiempo nuestra apreciada amiga oriunda de San Lorenzo Rio Tenco, la destacada periodista y escritora Nohemí Pineda Lira.

No equivocarse, no hay que vivir con el “ego” y la soberbia a flor de piel. La ciudad y el municipio no tienen “dueños”; nadie, del pasado y del presente, debe sentirse propietario de algo que no le pertenece. Ningún partido político, “líderes” o servidores públicos se deben creer “iluminados” o indispensable, porque nada es para siempre. Cuautitlán Izcalli no necesita de caudillos y menos de improvisados. Cuautitlán Izcalli es una gran comunidad por la calidad de sus gentes que merecen respeto y respuesta por parte de la autoridad municipal. Hagamos de nuestra casa grande, que es de todos, una morada en donde impere el derecho, el respeto, la tolerancia. Cuautitlán Izcalli reclama nuestra participación porque no puede seguir como botín de campaña, menos de guerra.

Comencemos nuevamente, nunca es tarde para aportar lo mejor de nosotros mismos sin distingo de posición, credo o ideologías; levantemos el ánimo de las esperanzas para defender lo que nos corresponde. Alejemos y enterremos por siempre el fantasma del divisionismo y de la crítica que aniquila; esforcémonos porque los diferentes grupos y corrientes de la sociedad “cuautitle-izcallense” permanezca unida en lo esencial y podamos juntos enfrentarnos a la solución de muchos problemas sin resolver.

Nuestra casa, la casa de todos, Cuautitlán Izcalli está convocando a todos nosotros para escribir con letras de oro las páginas más brillantes de su historia. Porque un hombre lucha por dejar una huella y alcanzar un ideal. En la vida ganamos o perdemos, se derrota solo aquel que ha querido ser derrotado, que se ha dejado derrotar, porque lo importante en todos niveles de la lucha diaria es no bajar los brazos ante el obstáculo, no sentirse vencido, no claudicar, no dar la espalda a la idea social a la que uno sirve. En este aniversario de la casa de todos, tengamos presente este mensaje de unidad y aliento para todos los que nos rodean y digámosles que vivimos orgullosamente en la tierra de todos nosotros, el municipio mágico, fusión de dos vivencias, de dos experiencias que espera de todos, el mejor esfuerzo para merecer vivir en esta maravillosa parte del universo.

* Vecino fundador del municipio, ex funcionario y ex dirigente político municipal. raulyfigueroa17@gmail.com.

 

P14-F1 web

P13-F2 web

P14-F2 web

P12-F1 web

P12-F2 web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *